Cuidado de la piel en personas mayores

Por 1 agosto, 2020Bienestar

La piel cumple una función protectora para nuestros mayores, actúa como una capa externa que protege de elementos como: calor, frío, aire y bacterias que se pueden encontrar en el medio ambiente.

La piel es muy inteligente, es capaz de repararse a sí misma, pero con el paso de los años, la piel de nuestros mayores tiene más problemas para hacerlo y necesita de la ayuda del conocimiento que desde Cuidado Mayor te daremos para que pueda funcionar lo mejor posible y ser esa barrera de seguridad, que nuestros mayores necesitan frente al mundo exterior.

Importancia de la piel en los mayores

Como señala la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos: la piel es el órgano más grande del cuerpo humano.  Si te paras a pensarlo, es el único órgano que está en contacto directo con el exterior, de alguna manera protege a los órganos que están dentro de nuestro cuerpo y nosotros debemos aprender a protegerlo.

«La piel es el órgano más grande del cuerpo humano».

Una defensa muy importante que permite la piel de nuestros mayores, es contra los rayos ultravioleta. Además, de cumplir una función de regulación contra los factores externos de cambios de temperaturas que ya hemos señalado. Y, de lucha, contra agentes como las bacterias.

Saber que se debe cuidar la piel de nuestros mayores es de vital importancia, pues ésta con el paso del tiempo va envejeciendo y perdiendo ciertas cualidades: se vuelve más delgada y pierde grasa que necesita para cumplir su función.

Fiabilidad de Cuidado Mayor

Desde Cuidado Mayor, como empresa que lleva años volcado en su dedicación al sector de las personas mayores, sabemos la importancia que tiene el cuidado de nuestros mayores por dentro y por fuera. La piel, y cómo cuidarla es una duda que asalta a muchos de nuestros lectores y es por eso, que hemos decidido hacer una guía donde recojamos lo más importante que tienes que saber para conocer cómo se debe cuidar la piel de nuestros mayores.

Nuestros profesionales, formados en el ámbito de la salud conocen la importancia de tener en cuenta los factores externos e internos que pueden suponer un peligro para el bienestar de la piel de nuestros mayores. ¡No te pierdas detalle!

Cuidarse la piel desde dentro

 

Seguro que alguna vez te has llevado alguna sorpresa al descubrir la edad de alguna de tus vecinas. «Pero, ¡si parece que tiene una década menos!». Si te fijas bien, y haces un análisis más profundo, seguramente aquella parte de nuestro cuerpo que más se ve y en la que más nos fijamos de manera inconsciente tiene mucho que ver: la piel.

Como señala Whitney Bowe, dermatóloga, microbióloga e investigadora internacionalmente reconocida: «el verdadero secreto de la belleza reside en el intestino». Nuestro cuerpo externo, es un reflejo de lo que nos pasa por dentro. Si queremos estar sanos y lucir un aspecto sano, el primer paso que tenemos que dar, el más profundo, es cuidarnos por dentro.

Además, con el paso de los años la piel se va volviendo más frágil y comienzan a aparecer más problemas cutáneos, o al menos, éstos se reparan más lentamente. Por todo esto, es importante tener en cuenta lo siguientes consejos para que nuestros mayores puedan tener una piel sana y saludable.

– Alimentación

La dieta es uno de los factores que más ayuda a la hora de mantener joven y sana la piel. Es la base que le permitirá a tu cuerpo alimentarse, y poder tener los nutrientes que necesita para el correcto funcionamiento de todo el cuerpo, incluido la piel de los mayores.

¿Cómo debería ser la alimentación en la tercera edad?, es un tema muy amplio pero vamos intentar darte unos tips generales que puedas tener en cuenta para que la alimentación sume y no reste a la salud de la piel de tu persona mayor.

Entre los alimentos que se deben intentar evitar:

  • Todos los carbohidratos refinados o procesados.
  • Los alimentos altos en azúcares simples. Para endulzar puedes hacer uso de cantidades pequeñas de miel o azúcar moreno y sin refinar.
  • Alimentos envasados.
  • Todas las bebidas energéticas, gaseosas…

Entre los alimentos que se deben incluir en la dieta de la persona mayor:

  • Frutas y verduras.
  • Proteínas: pueden ser del origen que tu elijas (animal o vegetal), la opción que más se ajuste a tu filosofía de vida es la correcta, pero no olvides tener en cuenta de donde procede y cómo ha sido tratada.
  • Carbohidratos complejos: harinas integrales o procedentes de alimentos naturales como la patata, batata…
  • Grasas saludables: huevo, aceite de oliva, aguacate, frutos secos…
  • Prebióticos.

-Hidratación

¿Sabías que entre un 15 y un 20% del agua de nuestro organismo se encuentra en la piel?, La Vanguardia. Además, este porcentaje con la edad va disminuyendo, por lo que es más importante tener presente la necesidad que tenemos de hidratarnos.

Para todos, pero especialmente para nuestros mayores, mantener una buena hidratación es vital para mantener su salud. Un cuerpo correctamente hidratado se caracteriza por un mejor tono de piel y tender menos a la flacidez. El agua actúa como un diurético natural (ayudando que tu mayor produzca más orina, y así, pueda eliminar más sustancias de deshecho al exterior) y además, mejora la retención de líquidos.

«Entre un 15 y un 20% del agua de nuestro organismo se encuentra en la piel».

Seguro que te has fijado en la piel de alguna persona que se ve áspera, seca o con grietas. La mayoría de las veces está influido el hecho de que por dentro, se encuentra deshidratado. La manera de evitar esto, pasa por estar correctamente hidratado ¡siempre! No es necesario esperar a tener sed para beber agua, que la persona mayor se anticipe a esa situación y tome por costumbre tener por ejemplo, una botellita de agua siempre cerca.

-Estrés

Por desgracia, aún es común que no localicemos problemas que podemos observar en los mayores, y en las personas en general a nivel externo, desde un paradigma más amplio e interno. Como ya hemos señalado, lo que ocurre dentro se ve fuera.

El estrés, las emociones negativas que surgen que no se saben canalizar o incluso las positivas que no se saben expresar pueden estar siendo focos de contención, para nuestros mayores.

Como El País ha señalado: entre un 30-40% de los pacientes que acuden a consulta dermatológica tienen asociado un componente psicológico a su problema cutáneo.

Ayudar a nuestros mayores, o permitirles que tengas las herramientas que necesitan para poder gestionar sus emociones internas es un asunto de vital importancia para su salud mental y física.

21 febrero, 2019 in Bienestar, Cuidadores

¿Qué hacer cuando nuestro anciano no se deja cuidar?

¿Tu padre mayor o abuelo o hermano no acepta la ayuda de buen grado? Es una situación normal, que se…
Leer más

Cuidarse la piel por fuera

El otro factor importante a tener en cuenta es cuidar la piel de nuestros mayores por fuera. El aspecto de la piel en la tercera edad depende en gran parte de factores como:

– Hidratar la piel de los mayores

Con el paso de los años es normal que la piel de nuestros mayores se vaya volviendo más fina y cada vez se encuentre más seca por ir perdiendo grasa. La piel cuando va perdiendo elasticidad, se va volviendo áspera y puede ser más susceptible de presentar heridas e infecciones.

«La piel de nuestros mayores se vaya volviendo más fina y cada vez se encuentre más seca por ir perdiendo grasa».

Por eso, es muy importante que la piel de la persona mayor sea correctamente limpiada  e  hidratada por fuera para poder así contrarrestar la sequedad de la piel. Para elegir los productos adecuados es importante conocer las características de la piel de tu persona mayor, y que los productos se ajusten a ello.

  • Utilizar jabones suaves.
  • Utilizar agua templada mejor que muy caliente para las duchas o baños.
  • Utilizar crema hidratante por lo menos después de la ducha o baño.
  • Si la persona mayor vive en un ambiente cálido y seco, es importante tener esto más en cuenta.
  • Es interesante contar con un humificador en la casa de la persona mayor, para que ayude a que la zona no sea tan seca.

– Proteger la piel del sol

La exposición al sol favorece la deshidratación y la aparición de manchas, por tanto, protegerla del sol es una de las claves más importantes. El efecto nocivo para nuestros mayores de la radiación ultravioleta se produce por daño acumulativo, por lo tanto, cuanto más avanzada es la edad de la persona mayor, más se notará.

Por lo que recomienda limitar el tiempo de exposición al sol y utilizar una protección solar alta, así como sombrillas y sombreros.

  • Utilizar crema de sol de alta protección.
  • Limitar el tiempo de exposición al sol (y asegurarse la correcta hidratación).
  • Utilizar sombrero, gorro o gorra para evitar la exposición directa a la cabeza.
  • Caminar en la medida de lo posible por sitios que tengan árboles que den sombra, edificios altos o bancos para poder descansar.

– Consultar al dermatólogo

Como siempre, desde Cuidado Mayor , señalamos la importancia de consultar con el especialista, en este caso con el dermatólogo, cuál es el adecuado tratamiento en función de las características de cada persona. Se recomienda visitar al dermatólogo una vez al año para un correcto seguimiento.

«Se recomienda visitar al dermatólogo una vez al año para un correcto seguimiento».

Por tanto, teniendo en cuenta que se trata de uno de los órganos más importantes del cuerpo y que está muy expuesta al frío, al calor y al sol, debemos cuidar la piel durante toda la vida. Conociendo los cambios que sufre la piel con el envejecimiento, conviene seguir los consejos del dermatólogo para un adecuado cuidado de la piel.

Problemas en la piel de nuestros mayores

Hasta ahora solo hemos hablado de problemas generales que pueden presentar todos los mayores, pero también es posible que tu persona mayor presente algún problema específico que se debe tener en cuenta.

«Persona mayor presente algún problema específico que se debe tener en ».

Las arrugas o flacidez son signos visibles y naturales del envejecimiento de la piel de nuestros mayores, así como la pérdida de elasticidad y volumen. Existen otros problemas que se dan en la piel de los mayores que son:

  • Picor de la piel: suele deberse a la sequedad excesiva que presenta la piel de los mayores.
  • Dermatitis de contacto: se trata de una irritación de la piel que se puede desarrollar por el contacto con determinadas sustancias.
  • Herpes zóster: un 34% de los adultos mayores con antecedentes en la piel lo tienen. Es una infección de la piel que causa mayores problemas en aquellas personas mayores que cuentan con las defensas bajas.
  • Reacciones de medicamentos: es importante estar atento a las reacciones en la piel de nuestras personas mayores, pues pueden deberse a la incorporación de nuevos medicamentos.

Consejo Cuidado Mayor

Desde Cuidado Mayor, esperamos que hayas aprendido a conocer y conceder la importancia que tiene la piel en nuestras personas mayores. Es importante conocer que de manera natural la piel sufre cambios en el tiempo, pero podemos solventarlos y adquirir hábitos en el día a día que ayuden a tener una piel más sana.

Creemos que es importante, no olvidar el papel que tiene el cuidado de la alimentación y el cuerpo por dentro de nuestros mayores.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (1 votos)
Cargando…