Cuidadoras en hospitales

Puede ser que, con el paso del tiempo, la vejez suponga visitar el hospital con mayor frecuencia. Por ejemplo, es muy común que las personas mayores tengan alguna caída y consecuentemente rotura de cadera o cualquier otro tipo de lesión que requiere intervención. De este modo, durante la estancia en el hospital, las personas mayores también necesitaran cuidados.

A día de hoy, los hospitales están desbordados en muchos casos y no siempre pueden atender de manera continua y personalizada a la persona mayor. Hay casos en los que se necesita vigilancia las 24 horas y es posible que los familiares no dispongan de ese tiempo. Por razones de trabajo o familia, puede que, si nuestro familiar mayor queda ingresado, no podamos visitarle.

Por ello, hay que barajar la opción de contratar a una cuidadora para que supervise el estado de nuestro familiar. Los cuidados en los hospitales son muy comunes ya que es una situación muy corriente.

Si por alguna de las anteriores razones, no podemos atender a nuestro familiar hospitalizado y nos preocupa que no tenga un seguimiento individualizado, podemos recurrir a los servicios de cuidados en el hospital.

10 marzo, 2019 in Bienestar, Neuropsicología

Todo sobre la neumonía en mayores

¿Conoces a algún mayor que haya tenido neumonía? Seguramente la respuesta es afirmativa. Muchos de…
Read More

Cuidados en el hospital

Estos tipos de servicios son similares a los de cuidados a domicilio; sin embargo, se dan en el propio hospital durante el tiempo que la persona mayor está ingresada. Puede ser que el tipo de contrato sea temporal, es decir, que los servicios necesarios solo se den durante el tiempo de ingreso.

Por otro lado, también puede ser que después del ingreso y una vez dado el alta, la persona mayor continúe necesitando ayuda en su propio domicilio. En tal caso, el contrato de la cuidadora no cesará hasta que la familia crea que la persona mayor esta recuperada.

Por ejemplo, en los casos de una operación de cadera, la estancia en el hospital no suele pasar de la semana. No obstante, el periodo de recuperación una vez terminada la operación suele ser de unos 3 a 4 meses. Es en este periodo en el que es esencial el trabajo de cuidados para que se garantice en todo momento el bienestar de la persona mayor.

Cuidados diurnos en el hospital

Durante el día es cuando nuestros familiares hospitalizados pueden sentirse más solos si no tienen a nadie que los acompañe. Por la mañana, de manera general las personas tienen otras obligaciones y no pueden acompañar a sus familiares en el hospital, por lo tanto, aquí los cuidados proporcionados por una persona externa serán esenciales.

El contar con una cuidadora supone un gran beneficio para la salud de la persona mayor. Teniendo este tipo de servicio, la persona mayor no se sentirá sola y podremos evitar otros problemas mayores como pueden ser la ansiedad, depresión o el estrés. El estar acompañado es siempre un buen aliado para la salud mental de las personas mayores.

Cuidados nocturnos en el hospital

Aunque por la noche es el momento en que puede ser más fácil para la familia acompañar a la persona mayor, la ayuda de una tercera persona puede ser muy útil. Durante la noche, por ejemplo, pueden darse varias complicaciones o, incluso, que la persona mayor necesite acudir de urgencia al servicio. Para ello, el papel de una cuidadora por la noche es esencial.

Además, por las noches los hospitales cuentan con menos personal, lo cual puede traducirse en que, de haber una urgencia, no haya suficiente tiempo de respuesta. Esta es una de las razones principales para contratar los servicios de cuidados en un hospital.

¿Qué necesitas?

¿Podemos ayudarte?

Cuidado y acompañamiento de visitas al hospital

Al igual que los cuidados diurnos, las visitas al hospital siempre son en horario de mañana o tarde. Si la persona mayor tiene revisión médica o algún tipo de cita a la que acudir, es muy probable que la familia no pueda acudir.

Si la persona mayor es autónoma y funcional, puede ir sola a la consulta, sin embargo, la familia estará más tranquila si alguien pudiese transmitirle las recomendaciones o las pautas que dijo su medico durante la consulta. Para ello, el trabajo de una cuidadora puede ser la de acompañamiento al hospital o centro de salud y tomar nota de todo lo que se dice en la consulta. De este modo la familia estará al tanto de las novedades y de posibles cambios en la medicación o en el estado de salud de la persona mayor.

23 enero, 2019 in Cuidadores

Cuidar a una persona mayor con Parkinson

Es necesario conocer algunos consejos para cuidar a una persona mayor con Parkinson, ya que…
Read More

Cuidado mayor y nuestro servicio de cuidados

En Cuidado mayor creemos que lo más importante es garantizar el bienestar de las personas mayores. Para ello, siempre contamos con un previo servicio de asesoramiento para conocer cuáles son tus necesidades a la hora de contratar una cuidadora.

Nos aseguramos de que esta persona tenga experiencia en su campo y pueda acompañar y ayudar a las personas mayores a su paso por el hospital, independientemente del tipo de intervención.

El tipo de servicios de cuidados en el hospital es el mismo que el de cuidado a domicilio, por lo que no tendrás que hacer ningún trámite ni contrato especial. Además, en Cuidado mayor nos encargamos de todo lo relativo al contrato de la cuidadora, altas, bajas y nóminas. Si necesitas ayuda y acompañamiento para una persona mayor en el hospital, no dudes en contactarnos.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (8 votos)
Cargando…

Infórmate sin compromiso