El olvido

By 26 junio, 2018 mayo 9th, 2019 Relatos

Microrrelato: El olvido

“Siempre llevaba encima aquel papel con sus datos personales por si necesitaba usarlo. Cuando ese día llegó, ya solo era una hoja en blanco que ni siquiera sabía de su existencia. Desde entonces, el alzheimer fue su sombra acompañado de la indiferencia”.

Escrito por Felicidad Castaño Guerra

ANÁLISIS EL OLVIDO – CUIDADO MAYOR

Pequeño relato que nos cuenta la situación de una persona enferma de Alzheimer que, en este caso, es nuestro protagonista.

La enfermedad de Alzheimer, ¿qué es? A nivel teórico es una enfermedad degenerativa y progresiva que afecta de forma global al cerebro. Esta enfermedad “ataca” a diferentes partes del cerebro. En primer lugar, ataca a la memoria, lo que supone la aproximación al título del relato “el olvido”.

Esta enfermedad tiene diferentes fases o etapas. Primeramente, hablamos de un deterioro cognitivo leve. En este estadio, la persona afectada empieza a ser consciente de que comete fallos en su día a día. Debido a esto en muchas ocasiones empieza a producirse un fenómeno que conocemos como “anosognosia” o falta de conciencia de enfermedad.  La memoria es el proceso más afectado en este trastorno, en el deterioro cognitivo leve comenzamos a ver una afectación de la memoria inmediata y reciente. Dicho de otra manera, una persona que ha vivido siempre en el mismo barrio, comienza a desorientarse, una persona que sabe cocinar, empieza a cambiar ingredientes que nunca se había equivocado, etc.

En el caso del texto, se ilustra muy bien los recursos que tienen las personas mayores cuando el olvido se instala en sus vidas. De forma inconsciente, cuando una parte de nuestra mente nos falla tenemos recursos que contribuyen a compensar estos déficits. Por ejemplo: en el caso de que una persona sienta que su memoria le empieza a fallar, comenzará a usar notas en la casa para no olvidarse de lo que tiene que hacer, de su dirección de casa, etc.

Estos recursos, para afrontar el olvido, se relacionan con lo que se conoce como la reserva cognitiva. Así, una persona que haya llevado una vida activa, que haya tenido interés por aprender y por realizar actividades de corte más “intelectual” (música, lectura, etc.) tendrá más recursos para afrontar y compensar esta enfermedad.  Esta persona tardará más tiempo en tener olvidos y fallos de memoria que el resto.

La frase “ya solo era una hoja en blanco que ni siquiera sabía de su existencia”, denota el avance de la enfermedad. La enfermedad de Alzheimer ha avanzado tanto que ya ni siquiera el protagonista de nuestra historia es capaz de recordar que tenía un papel ni, mucho menos, para qué servía este papel, para qué lo había usado.

La enfermedad de Alzheimer, es una enfermedad degenerativa y progresiva. Siguiendo la explicación de la etapas de la enfermedad, en este momento la persona estaría en un deterioro cognitivo moderado. Esto supone una alteración bastante grave de la memoria a todos los niveles. En este estadio de la enfermedad, el protagonista de nuestra historia ya tiene muchos problemas para recordar incluso lo que ha comido esa mañana. Además, tiene dificultades, no sólo a nivel de la memoria sino que, además supone una alteración en otros procesos cognitivos, como son las funciones ejecutivas, o el lenguaje.

El microrrelato fomenta la reflexión sobre la dificultad de esta enfermedad. Habla de la indiferencia. Desde la psicología, expresaríamos esta indiferencia como falta de conciencia y, en un momento dado de la enfermedad, dificultad de conexión con el entorno y el olvido. Esto provoca que el espectador vea en el enfermo de Alzheimer una cierta “indiferencia” por el recuerdo y por todo lo que le rodea.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votos)
Cargando…

Leave a Reply