¿Qué pasa si tenemos una cuidadora sin contrato?

Por 4 febrero, 2019junio 21st, 2019Cuidadores

Lo más habitual en los hogares con una empleada del hogar o una cuidadora son los acuerdos “boca a boca”. Este tipo de contratos no implican ninguna obligación ni deber legal, por eso son tan comunes. Sin embargo, contar con los servicios de una cuidadora sin contrato incurre en varios delitos penales.

¿Qué pasa si tenemos una cuidadora sin contrato?

¿Conoces a alguien que tiene una cuidadora sin contrato? ¿Tuviste hace unos años una cuidadora sin contrato? bueno, lo cierto es que esto es más habitual de lo que nos gusta admitir y muchas familias tienen una cuidadora sin contrato sin saber los riesgos a los que se exponen. Hace unos años, lo más habitual en los hogares con una empleada del hogar o una cuidadora, eran los acuerdos “boca a boca”. Este tipo de contratos no implican ninguna obligación ni deber legal, por eso son tan comunes. Sin embargo, contar con los servicios de una cuidadora sin contrato incurre en varios delitos penales.

Esta situación no reglada de empleadas del hogar y cuidadoras sin contrato supone que las familias puedan enfrentar a problemas legales. Además, de aparecer cualquier vicisitud, la ley no ampararía ni al empleado ni al empleador. A continuación, te contamos a que se enfrentan las familias con una cuidadora sin contrato.

21 febrero, 2019 in Bienestar, Cuidadores

¿Qué hacer cuando nuestro anciano no se deja cuidar?

¿Tu padre mayor o abuelo o hermano no acepta la ayuda de buen grado? Es una situación normal, que se…
Leer más

¿Cómo debo realizar la contratación de cuidadores?

En Cuidado mayor, como empresa de cuidado de mayores a domicilio, recibimos muchas consultas de familias que no saben cómo deben gestionar el contrato y la alta de los cuidadores. A la hora de contratar cuidadores debemos tener muy presente cuáles son las consecuencias de hacerlo de manera ilegal. El hacerlo de este modo, supone un riesgo ya que la familia que contrata también es la responsable a nivel legal. No solo eso, si se diese el caso de que ocurriese algún infortunio, sea cual sea, la persona mayor sería la principal afectada, ya que, sin contrato, no existen garantías.

Familias, conscientes de los riesgos, se ponen en contacto con nosotros para pedir que pasemos a regularizar la situación de su cuidadora. En estos casos nosotros nos encargamos de todos los trámites, dicho esto, para formalizar la situación hay que tener en cuenta que los cuidadores pertenecen al Régimen de Empleados del Hogar. Para regularizar esto, la familia debe dar de alta al empleado en la Seguridad Social, así como pagar las cuotas correspondientes a la SS. Tanto la del empleado como la del empleador. Esto beneficia en gran manera a los empleados, ya que les garantiza las posibles prestaciones adscritas a la Seguridad Social. Si no se estuviese dado de alta y no se cotizase, no tendría derecho a futuras ayudas.

Algunas familias antes de realizar el alta nos preguntan qué implica el que la situación esté reglada. Implica una mayor garantía para el cuidador, aunque de forma fáctica no hay mucho cambio ya que la gran mayoría de las familias ya prestan estos derechos a sus cuidadores. Por ejemplo:

  • Cobertura en accidentes
  • Permiso de baja temporal o permanente
  • Periodo de vacaciones

Para contratar de manera de legal y no tener a una cuidadora sin contrato, es necesario que esta persona tenga todos sus papeles en regla. Documentos como el permiso de residencia en vigor, permiso de trabajo o la tarjeta de identificación serán esenciales para cumplimentar la información.

¿Cuáles son las consecuencias de no tener contrato?

En Cuidado mayor nos hemos encontrado con la situación en que hay familias que no están de acuerdo con dar de alta a la cuidadora y no ven la necesidad de hacerlo, bueno, en esos casos decimos desde Cuidado mayor que el no hacerlo no es una opción, siempre es recomendable hacer las cosas como marca la ley. El contar con los servicios de una cuidadora sin contrato puede suponer grandes problemas legales. Por ejemplo, someterse a una inspección de trabajo o que la situación sea denunciada por la cuidadora o por algún tercero es un riesgo real al que se enfrenta la familia.

Cuando se cuenta con los servicios de cuidadores sin establecer un contrato previo se cae en el círculo de la economía sumergida. Puede que suponga un ahorro de un par de euros para la familia, pero puede suponer una pérdida más grande.

Desde un punto de vista económico, el tener a una cuidadora sin contrato puede implicar sanciones económicas que van desde los 600€ a los 100.000€. Además, de darse el caso, el trabajador que ha estado en situación irregular también puede reclamar parte de su sueldo durante un año, además de un plus de recargo que asciende al 10%.

No solo eso, la propia Seguridad Social también puede llegar a reclamar parte de estas diferencias salariales durante un total de 4 años. Esto también contará con un recargo que sube del 10% hasta el 20%. Por lo tanto, lo que se ahorra una familia contratando de manera ilegal puede volver en su contra en muchas ocasiones.

También se debe asumir que, si se tiene la intención de contratar a cuidadores de manera ilegal, no se cuenta con las garantías de que esta sea una persona formada y con experiencia en las tareas de cuidados sociosanitarios a domicilio. Esto afecta directamente al estado de la persona mayor a la que se va a cuidar.

No es la primera vez que se han denunciado situaciones en las que se han contratado los servicios de una persona cuidadora de manera ilegal y esta ha acabado de mala manera. Ya sea con malos tratos a la persona dependiente o cometiendo delitos dentro del propio domicilio. Si no se cuenta con contrato, esta situación es más probable que aparezca y la familia no podrá reclamar derechos.

Las sanciones económicas van desde los 600€ a los 100.000€.

¿Cuáles son las garantías de contratar legalmente?

Ya hemos visto qué pasaría en el caso de tener a una persona empleada del hogar o cuidadora sin contrato. Por ello, también toca contemplar las ventajas que tiene regularizar la situación de los cuidadores.

En primer lugar, si contratamos debidamente a una persona para cuidar de nuestros mayores, contaremos con el respaldo de la ley y la Seguridad Social en el caso de cualquier percance. La familia tiene la obligación de llevar a cabo esta contratación y la documentación pertinente.

Además, el tener el contrato en regla garantiza que, en casos de baja o accidente, tanto la familia como la persona contratada estén asegurados. Muchas veces esto también viene acompañado de una retribución durante el periodo de baja. También, por parte de la familia, si se diese el caso de un accidente, esta también quedaría asegurada ante una posible denuncia.

Contaremos con el respaldo de la ley y la Seguridad Social en el caso de cualquier percance.

¿Opciones para contratar servicios de cuidados?

En Cuidado Mayor nos encargamos de llevar a cabo este proceso de selección y así evitar que las familias contraten cuidadores sin experiencia o un perfil que no es el que realmente necesitan.

También nos preocupamos de mantener toda la documentación reglada, ya que sabemos que es un proceso tedioso para las familias. Por ello, nuestro departamento legal considera todas las opciones posibles para facilitar los modelos legales de contrato, altas en la Seguridad Social y nóminas que se necesiten.

Cuidado Mayor es una agencia que se preocupa de visitar en el domicilio para conocer la situación y el perfil de cuidadora demandado gracias a su equipo de interventores psicosociales. Y así, poder proponer a una cuidadora que encaje con las necesidades de la persona mayor.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas4,92 (13 votos)
Cargando…

2 comentarios

  • Cipriano dice:

    Puede una cuidadora sin estar contratada desplazarse estos días de coronavirus a cuidar unos ancianos

  • Cuidado mayor dice:

    Hola Cipriano. No, no puede. A fecha 13.04.2020 sí se considera servicio esencial, y por tanto debería desplazarse a cuidar al mayor si estuviese dada de alta. Por el caso que nos comentas, no está dada de alta, por tanto no existe relación laboral. En cualquier caso, nuestra recomendación desde Cuidado mayor, es tener siempre a las cuidadoras dadas de alta (contrato, seguridad social) para evitar justo este tipo de situación que dejan desatendido al mayor.

Deja una respuesta