Abuelos que cuidan de sus nietos

By 4 julio, 2018 mayo 9th, 2019 Bienestar

En España, según la Encuesta de Salud, Envejecimiento y Jubilación en Europa (SHARE), uno de cada cuatro abuelos cuida de sus nietos todos los días una media de siete horas diarias.

Especialmente durante los meses de verano, este número puede aumentar, dado que cuando los nietos no tienen que ir al colegio y los padres trabajan, son los abuelos quienes, en muchas ocasiones, se hacen cargo de ellos.

En España uno de cada cuatro abuelos cuida de sus nietos todos los días una media de siete horas diarias

De una manera u otra, los abuelos son un punto de apoyo muy importante en muchas familias y cumplen un papel fundamental en el cuidado de los nietos. Es cierto que en los últimos años, debido a la crisis, las estructuras y los roles familiares han cambiado y, por ello, los abuelos desempeñan un papel más importante en el cuidado y mantenimiento de los nietos. Por tanto, no hay que olvidar que el exceso de responsabilidades relacionadas con el cuidado de los nietos puede generar una sobrecarga o, incluso, estrés o ansiedad. Además, en función del tipo de tareas a desarrollar, estos cuidados pueden ir acompañados también de agotamiento físico o dolores.

No obstante, existen diversos factores que influyen en este aspecto, por ejemplo, el estado de salud general de los abuelos, el número de nietos a cuidar, o el tipo de tareas.

Distintos perfiles

Por supuesto, no todas familias ni todos los abuelos son iguales. En muchas familias, existe una buena comunicación y las tomas de decisiones se toman de manera conjunta. Según un estudio elaborado por la Asociación de Servicios Integrales para el Envejecimiento Activo (SIENA), el 46,08% de los abuelos afirma que la decisión de cuidar de los nietos la consensúan con los hijos.

Sin embargo, este mismo estudio confirmó que un 30,08% asegura que son los hijos quienes deciden cuándo tienen que cuidar de los nietos y que, únicamente, el 12,6% reconoce que son ellos quienes lo deciden. Este estudio también ha señalado que casi el 50% de los participantes considera que existe la figura del “abuelo-esclavo”.

Por otro lado, en función de las características y necesidades familiares, las tareas que desarrollan los abuelos varían. Las más comunes son llevar y/o recoger los nietos del colegio (26,9%) y darles de comer o de cenar (24%).

El exceso de responsabilidades relacionadas con el cuidado de los nietos puede generar una sobrecarga o, incluso, estrés o ansiedad

Con el estudio de SIENA se han definido tres perfiles de abuelos; los que cuidan de sus nietos de manera voluntaria y positiva porque consideran que ellos cuidaron de sus hijos y ahora les toca cuidar de sus nietos; los que los cuidan pero no saben poner límites; y quienes sí que saben decir que no a los hijos. Han explicado que quienes no saben poner límites, en algunos casos, llegan a sentir angustia, exceso de responsabilidad, agotamiento y dolores físicos. No obstante, la mayoría (59,38%) asegura que cuida de los nietos para ayudar a los hijos que trabajan, por lo que son la minoría de los abuelos los que cuida de sus nietos de manera totalmente voluntaria.

Ventajas de cuidar de los nietos

Sin embargo, en muchas ocasiones, especialmente cuando la relación familiar es adecuada y todos los miembros participan en las tomas de decisiones, son muchas las ventajas o beneficios que reciben los abuelos al cuidar de los nietos:

  • Aumenta el estado de ánimo
  • Mejora la autoestima
  • Favorece la actividad física
  • Se refuerzan los lazos familiares
  • Ayuda a mantenerse activos tanto física como cognitivamente

Recomendaciones a la hora de asumir el cuidado

Por último, dado que estamos hablando de una tarea de gran responsabilidad y que no siempre es totalmente consensuada, conviene señalar algunas recomendaciones para tener presentes en la toma de decisiones:

  • Aprender a decir “no” a tareas que interfieran con otros compromisos o que no sea capaz de realizar. Hay que respetar los momentos de ocio y tiempo libre, por lo que el cuidado de los nietos no debería interferir con el desarrollo de actividades de ocio gratificantes.
  • Fomentar una adecuada comunicación familiar de manera que todos los miembros de la familia puedan aportar opiniones y formar parte de la toma de decisiones.
  • Adaptar las actividades o tareas a las capacidades del mayor, es decir, teniendo en cuenta su estado de salud general.
  • Tratar de buscar actividades gratificantes para desarrollar entre abuelos y nietos, de esta manera, ambas generaciones disfrutarán y se evitarán posibles sentimientos de soledad o sobrecarga.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votos)
Cargando…

Leave a Reply