Utensilios para la micción y la defecación

Por 6 mayo, 2018mayo 25th, 2020Producto hogar

Conforme uno va entrando en edad avanzada es alta la probabilidad de que tenga problemas con actividades rutinarias como puede ser el comer y el beber o la higiene personal relacionada con la micción y la defecación. Es importante el entender el pudor que muchos de nosotros podemos sentir a que se nos tenga que ayudar con la micción o la defecación. En la actualidad hay instrumentos que están a nuestro alcance que son una excelente opción para mitigar esa vergüenza que sienten nuestros seres queridos cuando se encuentran con estas dificultades.

Las tareas básicas relacionadas con la micción y la defecación incluyen, si se necesitase ayuda, elegir el lugar correcto para orinar/defecar, manipular la vestimenta antes y después de realizar la micción o defecación y saber adoptar la postura adecuada.

Además de realizar los pasos de forma correcta, hay unos productos que nos pueden ayudar a hacer el camino al baño más placentero. Te recogemos 4 productos que pueden ayudar a nuestro mayor

Acudir al lugar adecuado:

En ocasiones si la persona dependiente tiene un grado elevado de demencia es posible que no sepa ubicar el lugar para defecar. Una forma de facilitar a la persona mayor el encontrar el lugar correcto es señalizar la puerta del aseo con un pictograma que recuerde la actividad a realizar.

Es importante el entender el pudor que muchos de nosotros podemos sentir a que se nos tenga que ayudar con la micción o la defecación.

Manipular la vestimenta:

El ser capaz de manipular la vestimenta de forma autónoma no es algo sencillo. Es una actividad que requiere, en primer lugar, destreza en las manos y obviamente una clara movilidad en hombros y codos. El ser capaz de desabrochar cremalleras o botones no es una tarea sencilla para personas con parkinson o con movilidad reducida.

No es mala opción para subir los pantalones el hacer uso de tirantes, o algo más rudimentario como puede ser el coser unas sencillas anillas en la cintura de tal forma que el pantalón se agarre sin dificultad. Algunas pinzas de mango largo pueden ayudar a hacer uso del pantalón. Los pantalones que tienen un elástico en la cintura, son una excelente alternativa porque no tienen botones ni cremalleras.

Muchas personas encuentran notorios problemas con los botones, es mejor sustituirlos por el velcro, que es un material fiable y de fácil manipulación.

La ropa interior es prenda delicada y hay que facilitar el que no sea un estorbo, para ello existen ya prendas adaptadas que no es necesario quitar sino despegar, la gran mayoría tienen materiales como el velcro, lo que hace que sea higiénico y sencillo de poner y quitar. En algunas ocasiones, las personas mayores agradecerán el que con velcro se pegue la ropa interior a la prenda exterior, el pantalón, de tal forma que cuando se retire el pantalón la ropa interior le sigue.

La postura adecuada:

El ser capaz de adoptar la postura correcta a la hora de defecar facilita mucho la limpieza posterior. Esta actividad implica el tener potencia en la musculatura y sobre todo en los miembros inferiores, las piernas, y el tronco.

Para aquellas personas a las que no les es sencillo agacharse o levantarse del inodoro es recomendable elevar su altura para que no realicen tanto esfuerzo. Es muy desaconsejable el apoyarse en el lavabo o en el toallero para poder sentarse en el inodoro, sí es cierto que facilita el realizar la actividad pero tiene aparejado muchos riesgos ya que puede resbalarse al sujetarse al grifo o romper el toallero y acabar en el suelo con alguna contusión. Para facilitar este ejercicio existen multitud de alzas que evitarán percances de última hora.

Hay alzas que se colocan sobre el arco del inodoro y que disponen de distintas alturas para que se ajuste a la perfección al tipo de inodoro del domicilio. Muchas de estas alzas incluyen reposabrazos lo que facilita enormemente el esfuerzo de la persona dependiente. Hay otras alzas que cuentan con un sistema de regulación de las patas lo que hace que se ajuste idóneamente a la altura del inodoro. Los más modernos cuentan además con un sistema que eleva la parte posterior del tronco lo que hace que una vez terminada la actividad la incorporación de la persona mayor sea muy sencilla y sin apenas realizar esfuerzo.

Si por distintos motivos no se puede disponer de unas alzas se pueden instalar en los bordes del inodoro unas barras o asideros para facilitar el sentarse en el inodoro y el incorporarse del mismo.

Es muy desaconsejable el apoyarse en el lavabo o en el toallero para poder sentarse en el inodoro

Limpiarse:

Es la actividad más pudorosa, y la más relevante, ya que si no se realiza adecuadamente quedarán restos en la ropa interior. Esta actividad implica destreza en las manos, equilibrio y movilidad de hombros.

Para facilitar a la persona la actividad es recomendable el papel higiénico esté próximo al inodoro, lo que hará que durante el proceso de defecación la persona pueda alcanzar el papel sin dificultad. Es interesante el considerar, si se va a instalar unas barras, mirar aquellas que disponen de un soporte para papel en las mismas. No se debe de olvidar que en caso que se usen unas alzas será necesario aumentar la altura del soporte del papel higiénico.

Si existe una clara limitación en el movimiento del hombro puede ser recomendable el usar pinzas para enrollar el papel y poder realizar la limpieza desde la parte inferior.

Si por cualquier motivo no es posible el realizar la limpieza con papel higiénico se recomienda el hacer uso de inodoros que disponen de chorros de agua insertados y aire caliente que facilita la limpieza de la zona anal y genital.

Estar sentado en el inodoro:

Para poder mantenerse sentado y hacer la actividad con normalidad será necesario que el usuario pueda mantener el tronco en equilibrio y los pies en todo momento bien apoyados. Como se ha comentado con anterioridad si no se dispone de buen equilibrio una alternativa es instalar barras en los extremos del inodoro, algunas de las cuales disponen de un apoyo frontal que facilita la sujeción. Existen también cinturones de sujeción que liberan al usuario de tener que preocuparse por el equilibro.

En conclusión, el ir al aseo es la actividad más pudorosa que pueden realizar las personas dependientes. Es muy importante hacerles ver que no tienen nada que ocultar y que hay a su alcance instrumentos que pueden alargar su autonomía a la hora de realizar esta actividad u otras como el beber y el comer.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (1 votos)
Cargando…

Deja una respuesta