¿Burnout en cuidadores?

Por 9 abril, 2018enero 17th, 2020Cuidadores
burnout cuidadores

¿Eres cuidador no profesional y te sientes desgastado emocional o físicamente? ¿Quieres saber si padeces burnout? ¿Que pasa contigo? Con esa persona que se encarga de cuidar a su ser querido, haciendo su último camino más pausado, sereno y digno. ¿Quién cuida de ti cuando la vida de tu ser querido va apagándose? Ante tu desgaste físico, emocional, y ante las preguntas que se te irán planteando.

Desde Cuidado Mayor, como empresa especializada en el envejecimiento de las personas mayores, queremos ayudarte a reconocer los síntomas del burnout en cuidadores; para que puedas prevenirlo, identificarlo o solventarlo.

Los síntomas del burnout en cuidadores son comunes, sobretodo en aquellas personas que reprimen los sentimientos del aumento de presión al que sienten que tienen que hacer frente. Los estudios muestran que esta situación se agrava si además convives con la persona mayor a la que cuidas. Encontrarte por encima de los 40 años de edad, también incrementa la posibilidad de padecer en mayor medida el desgaste físico y mental; pues tu propio cuerpo se encuentra abierto a proceso de envejecimiento, aunque en sus primeras etapas; pero la falta de energía y fuerza ante la nueva demanda de ella, puede hacerse muy notable.

Todo esto puede derivar en sentimientos o actitudes negativos hacia la persona mayor, desmotivación, angustia, irritabilidad e incluso depresión. No es tu culpa, ni la de tu ser querido; es una situación que supone tensión y un sobreesfuerzo que hay que aprender a gestionar.

Síntomas del burnout

¿A qué tengo que atender para saber si padezco burnout?

Síntomas físicos

  • Presentas problemas de sueño o sensación de cansancio continuado.
  • Has sufrido cambios en tu apetito: comer mucho o demasiado poco.
  • Tienes problemas físicos como palpitaciones, temblor de manos o molestias digestivas.

Síntomas emocionales

  • Te sientes triste o culpable.
  • Te enfadas más fácilmente o irritable.
  • Tienes poco interés.
  • Notas pérdidas de memoria.
  • Tienes problemas para concentrarte.

Síntomas sociales

  • Te sientes aislado.
  • Te sientes solo.
  • Sientes apatía por realizar actividades que antes disfrutabas.

Además, has comenzado a:

  • Has aumentado el consumo de bebidas con cafeína, alcohol.
  • Has aumentado el consumo de tabaco.
  • Has comenzado a recurrir a pastillas para dormir u otros medicamentos de forma abusiva.

Si te sientes identificado con muchos de estos síntomas, necesitas parar y concederte tiempo de escucharte: ¡Tú también necesitas ayuda!

¿Cómo mejorar la calidad de vida del cuidador?

¿Qué hago para mejorar la situación?

Aprende

Lo primero que te aconsejamos es que te formes en aquello a lo que tienes que atender para hacerlo de la manera más eficiente posible y con las herramientas que necesitas para solventar las situaciones. Es una muy buena idea leer acerca de casos parecidos al que tu estas viviendo, se vuelve una buena forma de recibir formación e información sobre cómo asistir a personas con demencias que tienen complicaciones físicas. Desde Cuidado Mayor, te recomendamos: Diario De Un Cuidador. Se trata de un testimonio relatado en primera persona por un hombre de 33 años que tuvo que dejar de lado su carrera para atender a su madre que padecía Alzheimer.

Planifica

Una buena gestión de tu tiempo, te dará una mayor sensación de control de la situación. Debes hacer una planificación de tu tiempo de una manera ajustada a la realidad entre aquello a lo que sí puedes hacer frente y aquello con lo que tendrás que pedir ayuda. Planifica las actividades diarias y semanales a las que tengas que hacer frente, incorporando en ellas tiempo para todo: incluido el tiempo para ti.

«Una buena gestión de tu tiempo, te dará una mayor sensación de control de la situación.».

Apoyate

Una de las claves para evitar el burnout si eres cuidador, es dejarnos apoyar en otros. Pide ayuda en las labores, y ayuda emocional al poder contar con oídos amigos ante los cuales expresarte. Es la mejor manera con la que cuentas de exteriorizar lo que llevas por dentro, y muchas veces así, darte cuenta de qué es, por qué se produce y cambiar tus estrategias.

Tiempo para ti

Concédete tiempo a ti misma: de darte paz, calma y poder no pensar en esta situación. Si tu cabeza está constantemente pensando en el mismo tema, al final se verá saturada y no será efectiva. Es importante que reserves al menos una hora al día que sea tuya y un descanso semanal sin contacto directo con la persona mayor dependiente. ¡Haz planes con tus amigos, pareja o familia! Que toda tu vida no se vuelva ser cuidadora, eres mucho más que eso y para ser la mejor cuidadora en los momentos que tengas que hacerlo, has de olvidarte de esta faceta en los momentos del día que no corresponde serlo. Tomarte descansos, es útil y necesario.

Exprésate

Una de las claves para evitar el burnout, es dejarnos apoyar en otros. Pide ayuda en las labores, y ayuda emocional al poder contar con oídos amigos ante los cuales expresarte. Es la mejor manera con la que cuentas de exteriorizar lo que llevas por dentro, y muchas veces así, darte cuenta de qué es, por qué se produce y cambiar tus estrategias.

Expresarte, compartir y dar voz a lo que llevas dentro, ya sea de forma individual e íntima contigo misma: escribiendo sobre lo que tienes dentro, dejándote cantar, bailar, expresar tu rabia; o en compañía.¡Ábrete a la vía sanadora del escape emocional!

Además:

  • Acepta que el agotamiento es normal en los cuidadores no profesionales. Hay que asumir que tenemos límites, sin miedo y culpa por ello.

  • No te exijas hasta sobrepasar tus límites, el sacrificio total tendrá más consecuencias negativas que positivas a largo plazo. Aprende a poner límites, sin sentirte culpable por ello.

Para poder dar tu mejor versión a esa persona mayor a la que quieres, lo primero que tienes que hacer es cuidarte a ti mismo.

Importancia de pedir ayuda

Ser demasiado exigente contigo mismo, juega un papel en contra en tu labor como cuidadora y puede que esté influyendo en provocarte síntomas de agotamiento propios del burnout en la gente que se encarga de los cuidados. Tienes que saber a qué puedes y debes atender, y en qué tareas es mejor que delegues o pidas ayuda a profesionales.

« Dejarte ayudar como cuidador, es una de las claves para ser un buen cuidador.».

Es importante que tengas en cuenta:

  • Cuídate por dentro, alimentándote de manera correcta y saludable. ¡No postergas o dejes de lado tu cuidado por dentro!

  • Ayudate de el ejercicio físico para mantener tu salud y desfogarte. Aumentará tu fuerza, energía y te ayudará en la batalla contra el estrés. Y el no tengo tiempo, no es excusa. Aprovecha de pasear 20 minutos por tu parque más cercano, o utiliza la bicicleta estática que lleva aparcada tantos años. ¡Ponte los cascos y despeja tu mente!

  • Descansa de manera adecuada. Es primordial para tu correcto funcionamiento psicológico y no caer en saturación.

  • Comenzar a practicar relajaciones guiadas antes de dormir es una idea excelente, beneficiarte de las técnicas de mindfulness: dejar la mente en blanco.

16 enero, 2019 in Cuidadores

Ventajas del cuidado a domicilio en el Parkinson

El cuidado a domicilio debe primar sobre cualquier otra opción, ya que, llevando a cabo el día a día en…
Leer más
  • El apoyo emocional y físico en la tarea es necesario, no es una situación que tengas que solventar tu solo. ¡Pide ayuda!

  • Además, existen los grupos de ayuda como: Grupos de Ayuda Mutua (GAM),Compartir las experiencias que estas viviendo con otras personas que pasan por lo mismo, es una buena manera de no sentirte solo en esta realidad y sacar fuerzas ante el problema.

Lo positivo de ser cuidador

Hada ahora solo hemos hablado de los aspectos ‹negativos’ que pueden desencadenarse de atender a una persona mayor dependiente y los síntomas de burnout. pero, ¿Que hay de los aspectos positivos de cuidar a esa persona a la que quieres? A pesar de las dificultades que conlleva esta nueva situación existen experiencias muy satisfactorias en ella.

Estas ‹trabajando› por darle una mejor vida a una persona a la que quieres. Por un lado se trata de una buena forma de descubrir cualidades en nosotros que no sabíamos que teníamos y sentir que‹crecemos› como personas, al enfrentarnos y solventar situaciones difíciles y dolorosas. Para poder disfrutar de esto hay que ser capaz de equilibrar tu labor de cuidadora, para que existan más momentos ‹sanos› en la balanza que aquellos que contribuyen a que te satures y no seas capaz de realizar bien la tarea de cuidar a una persona mayor, dependiente.

«Los sentimientos se mantienen ahí hasta el final, aún cuando los demás circuitos ya han fallado».

Además, tienes que tener en cuenta que una de las cosas que más necesitan, aportan si estamos abiertos a ello y demandan, es el cariño. Los sentimientos se mantienen ahí hasta el final, aún cuando los demás circuitos ya han fallado. Tenemos que tener en cuenta que para nosotros poder dar ese cariño, tenemos que no sentirnos saturados, quemados. Cuidar a tu ser querido no debe convertirse en una simple ‹obligación› y que esta sensación eclipse el amor y buenos momentos que te ha regalado tu ser querido y puede seguir dándote.

Consejo Cuidado Mayor

Sabemos que sufrir los síntomas de padecer burnout si se es cuidador puede ser algo muy frustrante, sobretodo porque la persona que lo padece tampoco siente que tenga tiempo para poder dedicarse a sí mismo, pues ya tiene una persona mayor a la que cuidar. Por eso, ten siempre en cuenta que una buena planificación de tu tiempo es la base que cimentará todo. Haz una planificación realista donde no todo gire entorno a la persona mayor de la que ‘tienes que hacerte cargo’ y sobretodo: exprésate y pide ayuda. Busca ayuda en otras personas cercanas, familiares u otras personas del entorno. Si te ves sobrepasada por el tiempo o la calidad o los conocimientos que necesita la persona mayor, déjate ayudar por un especialista y ponte en contacto en empresas especializadas en el cuidado de los mayores.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (1 votos)
Cargando…

Un comentario

  • Daniel Gonzalez dice:

    Buenas tardes cuidado mayor. Me parece estupendo lo que cuentan de los cuidadores que atienden a nuestros mayores y los consejos que dan. Es verdad que hay que cuidar a los cuidadores para que puedan hacer un mejor trabajo pero en ocasiones nos centramos mucho en los cuidadores y olvidamos a los verdaderos enfermos. El burnout, o como quiera que se llame, nos ocurre a todos en nuestros trabajos y hay que aprender a combatirlo. Los cuidadores hacen muy buen trabajo pero no debemos de olvidar que los que sufrimos y lloramos por nuestros seres queridos somos los familiares. Me gusta su iniciativa de cuidar al cuidador y darles consejos pero me resultan más interesantes los consejos para las familias de otros artículos.

Deja una respuesta