Movilización de personas mayores

Por 28 julio, 2018mayo 9th, 2019Cuidadores

El trabajo de un cuidador, profesional o familiar, no es para nada sencillo. Es un trabajo que requiere mucha dedicación y sacrificio. En ocasiones este trabajo con mucho estrés deriva en burn out. Una de las dudas más habituales que se les presenta a los cuidadores es el cómo movilizar de forma correcta a las personas dependientes. Cuando las personas pasan los 80 años, por norma general ven reducida su movilidad y tienen que usar utensilios para desplazarse, con 90 años en gran número de ocasiones no pueden valerse por sí mismos, aunque usen utensilios para los desplazamientos, y requieren de la ayuda de un tercero. Este tercero en un primer momento es un familiar para más tarde ser un cuidador profesional.

¿Hay ayuda para movilizar a las personas mayores?

No podemos dar la espalda a la infinidad de avances que hay en el mercado para facilitar la movilización de personas dependientes. Como las personas mayores no cuentan con la fuerza suficiente para moverse por sí mismos, es bueno hacer uso de tablas de ayuda para transferencias, esteras y tablas de deslizamiento, grúas para facilitar las trasferencias, discos de transferencia o somiers articulados.

El trabajo de un cuidador, profesional o familiar, no es para nada sencillo

¿Cómo movilizar a personas mayores encamadas?

No cualquiera puede cuidar de personas dependientes. Hay que tener conocimientos para poder desempeñar un trabajo apropiado. En ocasiones cuando el grado de dependencia de la persona mayor supera el grado 2 es necesario contratar a una persona externa para suplir los conocimientos en movilizaciones que el familiar no tiene.

Las personas dependientes necesitan a una tercera persona que les ayude a realizar todo tipo de tareas, como la higiene o actividades fisiológicas. El hacerse mayor implica, en muchas ocasiones, la aparición de limitaciones en el desarrollo de la vida diaria.

Es importante conocer las maneras correctas de realizar una movilización correcta para evitar incurrir en dolores musculares para las personas mayores. Si no se realiza de forma correcta el propio cuidador podría hacerse daño.

¿Qué es la movilización de personas mayores y qué tipos hay?

La movilización es el movimiento en que se cambia la posición o situación de una persona en un mismo lugar. Por ejemplo, una movilización sería cuando se gira a una persona mayor de posición en la cama. Nos encontramos con diferentes tipos de movilizaciones como:

  • Movilizaciones activas en mayores: Es la más sencilla ya que es el propio paciente el que mueve sus partes corporales. Sí es cierto que necesitan de la supervisión de un tercero y en muchas ocasiones hacen uso de algunos dispositivos para facilitar el movimiento como poleas o pesas.
  • Movilizaciones pasivas en mayores: Este movimiento lo realiza otra persona ya que el paciente no es autónomo. Este tipo de movilizaciones llevan aparejadas un mayor riesgo que la anterior. Aquí es donde es necesario tener conocimientos de movilización para evitar lesionar al paciente.

¿Cómo hacer una buena movilización?

El aprender a realizar buenas movilizaciones tiene multitud de ventajas como por ejemplo el evitar que se produzcan escaras en los pacientes o lesiones musculares en ambas personas implicadas.

Para hacer una buena inmovilización hay que seguir una serie de pasos que recogemos a continuación en función del tipo de inmovilización.

es necesario tener conocimientos de movilización para evitar lesionar al paciente

¿Cómo ayudo a sentar bien a una persona dependiente?

Las personas dependientes suelen pasar bastante tiempo sentadas y es necesario ayudarlas a desplazarse para prevenir la aparición de enfermedades como úlceras o escaras. En muchas ocasiones para evitar que aparezcan las escaras se usan cojines antiescaras, espumas viscolásticas, celdas de aires o cojines con gel. Aun así, es necesario el conocer la situación de la persona con movilidad reducida ya que cada producto tendrá unas ventajas determinadas. Los pasos para sentar a una persona dependiente:

  • Colocarse detrás la silla del paciente y ubicar las manos detrás de la pelvis.
  • Inclinar a la persona dependiente hacia delante de forma suave y levantar suavemente los glúteos. Cuando se realice este movimiento es necesario tirar un poco hacia atrás para llevar a la persona dependiente hasta la posición adecuada.
  • Si el paciente por algún motivo no pudiese ser movido hacia adelante, por ejemplo, por problemas de columna, el profesional deberá colocarse en la parte frontal y empujarlo de las rodillas.

¿Cómo ayudo a pasar de la silla a la cama a un mayor?

En ocasiones las personas mayores se tumban de forma ágil y dicen no tener problemas. La realidad es que no es recomendable ya que puede suponer bastante tensión en la zona lumbar. Los pasos para pasar de una silla a la cama son:

  • Colocarse en donde la persona mayor vaya a poner la cabeza.
  • Rodear la espalda con el brazo superior y con el inferior las piernas.
  • Tumbar a la persona dependiente con cuidado hasta lograr acostarla definitivamente.

¿Cómo hago para pasar de la cama a la silla a un mayor?

Este movimiento suele ser algo complejo. Habrá que seguir los siguientes pasos:

  • Girar a la persona hacia la posición más cercana al borde de la cama en la que se encuentre.
  • Agarre las piernas de la persona dependiente con una de las manos para ir sacándolas de la cama.
  • Sujete de un brazo al mismo tiempo que flexiona un poco las rodillas para poder sostenerlo hasta el momento en que la persona dependiente quede bien sentada.

¿Cómo muevo de boca arriba a de lado a una persona dependiente?

Es sin lugar a dudas el movimiento más sencillo, y en multitud de ocasiones pueden hacerlo las personas mayores sin necesidad de ayuda. Aun así, para evitar tener percances es mejor contar con ayuda y seguir los siguientes pasos:

  • Asegurarse la parte hacia la que será girada la persona dependiente para evitar posibles caídas.
  • Doblar la rodilla de la pierna de la persona dependiente que se encuentra más alejada y sujetarla con una mano. Al mismo tiempo se debe flexionar el brazo que se encuentra hacia el lado hacia el que se girará a la persona.
  • Sujetar la espalda de la persona discapacitada y con un movimiento coordinado terminar de girarlo.

¿Cómo muevo de lado a boca abajo a un mayor?

Otra movilización sencilla de realizar. Para lograrlo hay que seguir los siguientes pasos.

  • Extender los brazos hacia donde se va a girar a la persona dependiente, es recomendable en estos casos el apoyarse a lo largo del tronco.
  • Movimiento al mismo tiempo ambas manos, empujar nuestro cuerpo hacia el discapacitado hasta lograr ponerle boca abajo.
  • Colocar su cabeza de forma cómoda.

Es importante tener siempre presente que si se hace una movilización a una persona mayor de forma errónea puede tener consecuencias tanto en la persona dependiente como en el propio auxiliar.

No es una cuestión de fuerza o de peso, muchas veces si se dispone de la técnica requerida se puede suplir la falta de fuerza, por tanto, es importante aprender los pasos para evitar disgustos futuros.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas4,50 (2 votos)
Cargando…

Deja una respuesta