El velatorio y las 5 etapas del duelo

Por 1 febrero, 2019mayo 9th, 2019Duelo

El duelo en los velatorios no se vive del mismo modo siempre, ya que cada persona lo puede experimentar de distinto modo. No obstante, existen 5 etapas del duelo que son clave a la hora de entender el modo en el que lo vivimos.

El velatorio y las etapas del duelo

El hecho de perder a un ser querido supone un trauma que a primera vista puede no ser percibido; sin embargo, la persona que sufre el dolor de la pérdida vive con este sentimiento profundo. Precisamente, la idea que tienen los velatorios es acompañar al difundo y así comprender que estamos viviendo una situación real, ya que en muchos casos se tiende a negarlo.

El duelo tras el velatorio hace referencia a la presencia de sentimiento de dolor y aflicción tras la pérdida de un ser querido. Además, el duelo en los velatorios no se vive del mismo modo siempre, ya que cada persona lo puede experimentar de distinto modo. No obstante, existen 5 etapas del duelo que son clave a la hora de entender el modo en el que lo vivimos.

13 abril, 2020 in Duelo, Neuropsicología

¿Qué es el duelo anticipado?

En ocasiones no podemos despedirnos de nuestros mayores como nos gustaría. Cuando una pandemia (como el Covid-19) se instala en…
Leer más

Negación

Esta es la primera de las 5 etapas del duelo. Durante este periodo, la persona que lo padece mostrará un comportamiento de negativas hacia la situación que está viviendo o incluso aparentará una falsa estoicidad. En esta primera de las 5 etapas del duelo se tiende a negar lo que está pasando o desplazar el trauma. Es muy frecuente escuchar cosas como “esto no está pasando” o “no me puede pasar a mí”. Incluso, también se tiende a negar el dolor, por ejemplo “esto no me afecta, no pasa nada”.

Ira

El periodo de la ira aparece cuando se asimila la negación. Dentro de las etapas del duelo, la ira es uno de los más complicados. Se ve mucho durante los velatorios y los funerales, como la frustración de los familiares más cercanos y las personas queridas se transforma en ira. Así, lo más normal es sentir un profundo cabreo y estado de ira a razón de la pérdida de alguien. Como es normal, esto genera frustración por no poder tenerle. Nos acordamos de las cosas que no pudimos haber dicho y echamos la culpa a terceros por no disponer de más tiempo con nuestro ser querido.

Después de haber canalizado este sentimiento de ira, aparecerá la siguiente de las etapas del duelo: la negociación.

Negociación

Esta es una etapa de tránsito después de la ira. Durante la negociación se ha asumido ya la realidad de lo que ha pasado, así como que no tenemos la culpa del fallecimiento de nuestro ser querido. En la negociación se intenta ver el mundo tal y como es y se asimila que existe la muerte como tal.

Además, durante esta etapa de duelo también se hace acopio de fuerzas tras haber sufrido tanto desgaste en el periodo de ira.

Depresión

Lo más común es que la depresión aparezca días después del velatorio y del entierro de nuestro ser querido. Es durante esta etapa cuando, una vez pasado el “mal trago” inicial, empezamos a desarrollar diferentes problemas en nuestro comportamiento y en nuestro día a día. Cada persona intenta cargar con el duelo a su manera; sin embargo, la depresión es un riesgo real en estos casos. Durante el proceso del duelo, la negación, la ira y la negociación han supuesto una montaña rusa de emociones en nosotros, es por eso por lo que la depresión acaba materializándose al final de estas etapas del duelo.

Lo más importante aquí es ser consciente de en qué estado se está y tratar de saber qué situaciones han llevado ahí. Para ello es muy importante poder contarle a alguien de confianza cómo te sientes. Y, si fuese necesario, acudir a un profesional.

Aceptación

Esta es la última de las etapas del duelo. Una vez hemos pasado por las 4 anteriores, deberíamos ser conscientes de todo el proceso y asumirlo de una manera que refleje serenidad. No todas las etapas duran lo mismo unas con respecto a otras, y no todas tienen la misma intensidad. Todo depende de la situación en la que nos encontremos.

El duelo en los velatorios no se vive del mismo modo siempre.

El llegar a la etapa de aceptación significa haber superado las situaciones conflictivas anteriores, aquello que nos generaba tensión y malestar cognitivo. Por ello es importante acabar aceptado la situación, porque somos conscientes de lo que ha pasado tras un proceso de reflexión. Para así poder asumir la realidad de la vida.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (1 votos)
Cargando…

Deja una respuesta