¿Cómo elegir el mejor audífono?

Por 2 enero, 2020mayo 25th, 2020Producto vida diaria

¿Sabes que el simple hecho de poder escuchar de manera clara, comunicarte y participar de manera plena en las actividades diarias, evita el riesgo de la exclusión social en los mayores  y la depresión?  Si notas que una persona mayor cercana a ti  ha comenzado a sufrir una pérdida de la audición, el audífono es un dispositivo electrónico que amplificará el sonido y le permitirá oír mejor. 

¿Te preocupa que se vea mucho? ¿Que resulte incómodo? Hoy en día, existe un audífono que se adapta a las necesidades de cada persona. Te mostraremos las diferentes opciones que tienes  y te daremos los consejos necesarios para que escojas la mejor opción para ti.

Antes de todo, si no necesitas un audífono tan avanzado te presentamos las 4 mejores alternativas del mercado.

¿Necesito un audífono?

En el mismo momento en el que empieces a notar que no oyes o escuchas de manera correcta es importante tomar cartas en el asunto. Según datos de la OMS se  calcula que, en 2050, más de 900 millones de personas —es decir, una de cada 10— sufrirá una pérdida de audición discapacitante.  Normalmente la pérdida de audición se produce por un desgaste natural del oído, pero existen factores que incrementan la posibilidad de producirlo como: enfermedades, traumatismos o la exposición a ruidos muy potentes.

Primeros pasos para comprar un audífono

No tiene sentido que inviertas en un audífono que dentro de pocos meses deje de resultarte útil, por lo que es importante tener un diagnóstico de lo que ocurre en nuestro aparato auditivo y te permita así  obtener la opción que se ajusta de manera personalizada a tu situación así como pensar en la opción que te resulte válida en tu momento presente, pero también para tu futuro. Estos aparatos pueden llegar a durar entre 5 a 10 años, según la calidad y el trato que le des.

El primer paso a dar es:

  • Consulta con tu médico: pide cita con tu médico y asegurate primero de que la causa de la pérdida de audición no puede ser corregida (tapón por cera o una infección). 
  • Consulta con un profesional especializado: pide a tu médico de cabezara que te derive a un audiólogo–profesional del sistema auditivo–  para que evalúe tu estado de pérdida auditiva pues habitualmente existe relación entre el tamaño del audífono y el grado de amplificación que proporciona.

Una vez que sabes que existe un problema, que no tiene otra solución y que el uso del audífono ayudará; con los datos que te haya proporcionado el especialista es hora de sumergirse en la búsqueda entre las diferentes opciones disponibles. 

¿En qué me ayudaran los audífonos?

La audición es la percepción de las ondas sonoras que se dispersan en el aire y es captado por el oído, que envía estas ondas sonoras en forma de mensajes al cerebro.

Los audífonos funcionan transportando los sonidos del entorno y aumentándolos en nuestro oídos,  amplifican las vibraciones sonoras que entran por el oído, mejorando así  audición y la comprensión del habla. Cuando la causa de la pérdida de audición es neurosensorial, unas pequeñas células localizadas en el oído interno (existe el oído externo, medio e interno), llamadas células ciliadas, están dañadas; cuanto más severo es el daño sobre estas células, mayor es la pérdida de audición y mayor la amplificación necesaria para mejorar el problema.

Los audífonos son aparatos que necesitan ser personalizados para la pérdida específica de cada persona. No es un mero ‘mini altavoz’ que aumente todos los sonidos, se adapta a los rangos de audición de cada persona.

«Un audífono ayuda a equilibrar la pérdida de audición cuando la cirugía o el tratamiento no pueden mejorar la situación».

 Si bien es verdad que no puede no puede reestablecer la audición normal, ayuda mucho a la persona a sentir que puede volver a tener una vida ‘normal’ y también a la familia, por la seguridad que aporta. Imaginate que tu persona mayor está sola en la casa y comienza a sonar una alarma o el horno y no puede escucharlo, son realidades que pueden darse y son fáciles de evitar aportándole a la persona mayor los medios necesarios para contar con el máximo porcentaje de sus sentidos. 

¿Cómo funcionan los audífonos?

Un audífono es un aparato electrónico que puede usarse dentro o detrás de la oreja (aunque a priori, parece la opción más estética optar por aquellos que se posicionan dentro de la oreja, también el aparato puede perder calidad en su función). Amplifica los sonidos que recibe, y al ‘subir el volumen’ hace que sean más fácil ser escuchados por la persona.

  • Micrófono: el micrófono recoge el sonido que se analiza por el chip en función de la pérdida auditiva que la persona tenga.
  • Amplificador: funciona como un mini ordenador que se encarga de seleccionar los sonidos que deben ser amplificados por el altavoz. Analiza y adapta el sonido según la pérdida de la audición, las necesidades auditivas y el volumen de los sonidos que te rodean.  
  • Altavoz: el altavoz transmite los sonidos desde el oído externo al interno, y transforma el sonido en impulsos eléctricos que son lo que el cerebro recoge, entiende y procesa.

Permite que una persona con pérdida de audición pueda escuchar de forma más clara y así pueda comunicarse mejor y participar de manera más plena en las actividades de la vida diaria, permitiéndole tener una vida más sana.

Los oídos del ser humano funcionan de manera coordinada a la hora de transmitirle la información al cerebro, por lo que es importante tener en cuenta cuál es la pérdida auditiva en cada uno de ellos (no tiene que ser la misma) para trabajar sobre la compensación. En este sentido, cada oído es independiente y debe contar con la ayuda que necesite para que de esta manera ambos funcionen bien y la señal acústica que se envíe al cerebro sea lo más natural posible. Poder escuchar en ambos oídos será una ayuda para poder entender las conversaciones e identificar la procedencia de los sonidos.

8 enero, 2019 in Cuidadores

Una cuidadora de ancianos en casa

Cuando contratamos a una cuidadora de ancianos a domicilio, esperamos que esta ayude a nuestros mayores. Sin embargo, no es…
Leer más

¿Dónde comprar mi audífono?

El audífono, es un producto sanitario que se vende en establecimientos autorizados –centros auditivos o tiendas especializadas en audioprótesis–. Es importante llevar una idea clara de qué es lo que quieres en base a tus necesidades y con la ayuda del audioprotesista elegir el más adecuado para sus necesidades actuales y también en un largo plazo.

¿Cuánto dura un audífono?

Al igual que cada persona es un mundo, cada audífono en cada persona es un mundo. De manera general la mayoría de audífonos actuales de calidad suelen duran entorno a 5 o 10 años. La diferencia se debe a múltiples causas, cuál es el tipo de audífono que te has comprado, tu forma de usarlo e incluso tus propias características fisiológicas.

¿Podemos hacer algo para alargar la vida útil de nuestros audífonos? La respuesta es, sí. Cuidar y mantener de manera adecuada los audífonos alargará su posibilidad de uso.

  • Hay que tener en cuenta que el propio formato del audífono ya está afectando a su durabilidad. Aquellos modelos que van dentro del oído (ITE) –y no cuenten con nano-recubrimiento– al estar sus componentes electrónicos dentro de el ambiente húmedo del canal auditivo y en contacto con el cerumen, durarán menos que los que van detrás de la oreja. 
  • Tus características personales. Tu propia fisiología y el tipo de piel que tengas, así como la cantidad de cerumen o sudor que segregues pueden afectar a la degradación del audífono. Intenta evitar utilizar laca u otros productos para el cabello que pudieran afectar al audífono 
  • Tu evolución auditiva. También el posible incremento a medida que pasa el tiempo en tu pérdida auditiva, son factores que aunque no se puede hacer nada sobre ellos directamente, tienen que ser conocidos por el audioprotesista y tenerlos en cuenta a la hora de elegir el mejor audífono para ti. 
  • Visitas de mantenimiento. Hay componentes que conviene ser reemplazados o reparados para alargar la vida útil de tu audífono como: los filtros protectores de cera, el tubo del molde, los adaptadores de silicona entre otros. 
  • Factores ambientales. Los audífonos no son muy amigos de los ambientes húmedos, calurosos o con polvo. Existen medidas de protección a tu alcance como el uso de fundas protectoras, comprar un deshumificador o acudir a un profesional que te haga una limpieza de ellos para prolongar su vida.

¿Cuánto cuesta un audífono?

Os explicamos brevemente un rango de precios para que tengas una idea general de la media, pero lo importante es no dejarse llevar exclusivamente por el precio y más bien sí, por el estudio de tus necesidades personales y el grado de dificultades de comunicación que tienes en tu día a día. No es lo mismo que tener dificultades al hablar con ciertas personas o en determinadas situaciones –restaurantes o en sitios muy concurridos y con mucho ruido ambiente–, que estar prácticamente incomunicado. La potencia del modelo necesaria en cada caso es diferente  y por tanto el precio varía. 

«La mejor opción no siempre es la más cara, es la que mejor se adapte a tus necesidades».

El rango de precios de los audífonos es más o menos amplio, recuerda que más caro no siempre es sinónimo de mejor; el mejor será el que se adapte más a tus necesidades. Cuidado con aquellos audífonos que se anuncian como ‘audífonos baratos’ pues si el producto no cuenta con los filtros necesarios puede terminar perjudicando tu audición.

  • Audífonos de gama baja.Los audífonos más económicos suelen estar comprendidos entre 500€ a 1000€. Suelen presentar un tamaño mayor y se presenta en modelos BTE o retroauricular. 
  • Audífonos de gama media. El precio oscila entre 1000 y 1800€ y cuentan con mejores prestaciones, son más pequeños que los de gama baja e incluyen la conexión bluetooth. 
  • Audífonos de alta gama. A partir de 1800€ nos encontramos las últimas innovaciones dentro de los audífonos, casi invisibles a la vista. Cuenta con todas las opciones disponibles, entre ellas la conectividad bluetooth a mandos de un control remoto. 

Los audífonos de nueva generación ofrecen una mejor comprensión que se traduce en un mejor reconocimiento de voz en su localización, mejor eliminación de sonido de fondo, eliminación de falsos pitidos… lo que permite que el sonido llegue de una manera más nítida a tus oídos y de una forma más natural.

El precio final del audífono debe incluir las revisiones periódicas posteriores y el trabajo de estudio y adaptación del producto. Se trata de un producto que tiene el potencial de ayudar en la vida diaria de la persona que lo usa y cuya esperanza de vida oscila entre los 5 y 10 años, por lo que merece la pena en invertir en la mejor opción para ti.

22 enero, 2019 in Cuidadores

¿Cómo contratar a una cuidadora de mayores a domicilio?

¿Estás pensando en contratar a una cuidadora de mayores a domicilio? ¿Ya tienes seleccionada a la cuidadora de confianza, pero…
Leer más

¿Audífono o amplificador?

Es posible que buscando por internet hayas encontrado ‘audífonos’ más baratos, ¡Ojo!, ya sabemos que no es oro todo lo que reluce, como ya te hemos explicado para poder contar con un buen audífono adaptado a ti, se requiere de una mano profesional. Existen muchos sitios no especializados que venden audífonos cuando en realidad son meros amplificadores, y no es lo mismo; de hecho utilizar un amplificador según tus necesidades puede llegar a ser contraproducente para tu oído.

«Un audífono que no es adaptado por especialistas auditivos no cumpliría su función pudiendo crear más problemas que soluciones».

El amplificador de sonido es un dispositivo que se encarga de ampliar el sonido ambiental para personas que no padecen deficiencias auditivas. Cuenta únicamente con un botón de encendido, uno de apagado y un regulador de volumen.  Lo que hace es aumentar el volumen de los sonidos que recoge de forma indiscriminada, no compensa de manera personal la deficiencia de audición que padezca una persona. Al no tratarse de un producto sanitario se encuentra fácilmente en tiendas de venta online o tiendas que no requieren de autorización sanitaria. El uso prolongado de este producto puede terminar siendo perjudicial para la persona.

¿Qué opciones de audífono tengo?

Audífonos analógicos: la principal ventaja es su precio, pues son mucho más baratos pero por la tecnología que utiliza. Hoy en día, han sido reemplazados casi totalmente por la tecnología de los audífonos digitales. 

Audífonos digitales: son considerados ‘audífonos inteligentes’. Brinda mayor flexibilidad al audiólogo para que pueda ser graduados los circuitos en función a las necesidades del usuario, amplificando ciertas frecuencias más que otras o programados para responder a sonidos que provienen de una dirección específica. Dentro de estos:

Audífonos de canal auditivo:

Son los más pequeños y que menos se ven, pero pueden tener menos potencia y volumen. Al ser más pequeños pueden no ser tan cómodos a la hora de quitártelos y cuentan con menos espacio para las pilas y otros accesorios. Existen dos tipos y son utilizados en casos de pérdida auditiva leve a moderadamente severa.

Insertados completamente en el canal (CIC):Están prácticamente ocultos, se moldean para colocarse en el interior del conducto auditivo. 

  • Es el tipo más pequeño y menos visible
  • Tiene menos probabilidades de captar el ruido del viento
  • Utiliza baterías muy pequeñas, que tienen una menor vida útil y pueden ser difíciles de manipular
  • No tiene características adicionales, como control de volumen ni micrófono direccional
  • El parlante puede obstruirse con cerumen

Si una de tus principales preocupaciones es la discreción, es interesante que barajes las opciones que te dan los modelos CIC pues  prácticamente son imperceptibles.

Intracraneales (ITC): Son hechos a medida a la forma del canal auditivo del usuario y su inserción en el canal auditivo es parcial. 

  • Es menos visible en el oído que otros audífonos más grandes
  • Incluye características que no se adaptan a un audífono intracanal interno, pero puede ser difícil de ajustar debido a su pequeño tamaño
  • El parlante puede obstruirse con cerumen.

Audífonos retroarticulares (BTE)

Consiste en un estuche o caja de plástico duro –donde se localizan los componentes electrónicos–   que se coloca detrás de la oreja y se conecta a un molde de plástico que va dentro del oido externo. El sonido viaja desde el audífono a través del molde de la oreja y entra al oido. Este estilo es adecuado para personas de todas las edades y aquellas con prácticamente cualquier tipo de pérdida de la audición, siendo una buena opción para personas con pérdida de la audición leve a moderada.

  • Solía ser el tipo de audífono de mayor tamaño, pero la tecnología ha permitido optimizar los diseños y que apenas se vean. 
  • Ofrece mayor capacidad de amplificación que los otros estilos
  • Puede captar más ruido del viento que los otros estilos

Adaptación abierta: Dentro de los audífonos BTE es una variación del audífono detrás de la oreja con un conducto delgado. Son una buena alternativa para quienes sufren de acumulación de cera en el oído, ya que es menos probable que los audífonos se dañen por este tipo de sustancias. 

Además, hay personas que prefieren este modelo porque su voz no les suena tan diferente. Un audífono de adaptación abierta Este estilo mantiene el conducto auditivo bien abierto, lo que permite que los sonidos de baja frecuencia ingresen al oído de forma natural y que los sonidos de alta frecuencia se amplifiquen a través del audífono. 

Un audífono de adaptación abierta tiene las siguientes características:

  • Es menos visible
  • No tapa el oído como el audífono intracanal pequeño, lo que hace que tu voz te suene mejor
  • Puede ser más difícil de manipular y ajustar debido a las piezas pequeñas

En la mayoría de casos los modelos que mejor funcionan son los BTE, es decir los modelos externos que van detrás de la oreja ya que tienen mejor tecnología y a la larga dan menos problemas de posibles averías o reparaciones respecto a los audífonos cic.

Audífonos intrauriculares (ITE)

Se colocan completamente en el oído externo y se usan en casos de pérdida de audición que va de leve a severa

Algunos audífonos ITE también pueden venir con accesorios adicionales ya instalados como, por ejemplo, el sistema de bobina telefónica o telecoil. Ésta es una bobina magnética pequeña que permite al usuario recibir sonidos a través de los circuitos del audífono, en lugar de a través de su micrófono. Esto hace que sea más fácil escuchar las conversaciones telefónicas. La bobina telefónica también ayuda a los usuarios a escuchar mejor en los establecimientos públicos donde han instalado sistemas de sonido especiales, llamados sistemas de bucle de inducción,común en: iglesias, escuelas, aeropuertos y auditorios. 

8 enero, 2020 in Cuidadores

Salario cuidadora a domicilio de ancianos

¿Necesitas conocer el salario de las cuidadoras a domicilio para este año 2020? ¿Dudas si cobra lo mismo tu cuidadora…
Leer más

Un audífono intraauricular se hace a medida en dos estilos: uno que cubre la mayor parte de la zona con forma de cuenco del oído externo –carcasa completa– y uno que cubre solo la parte inferior –media carcasa– . 

  • Incluye características que no se adaptan a los audífonos más pequeños, como control de volumen
  • Puede ser más fácil de manipular
  • Usa una batería más grande para una vida útil más prolongada
  • El parlante puede obstruirse con cerumen
  • Puede captar más ruido del viento que los dispositivos más pequeños
  • Es más visible en el oído que los dispositivos más pequeños

Consejos para el éxito en tu compra 

No te dejes engañar por la publicidad engañosa. Un amplificador de sonido no es lo mismo que un audífono como ya hemos explicado antes. Además, ten cuidado con las publicidades que te anuncien una restauración de la audición normal o una eliminación de todos los sonidos de fondo, pues no es cierto. 

Es importante saber si cuentas con un período de prueba para saber si te acostumbras al nuevo dispositivo y en función de ello elegirlo o no. Pide información sobre el precio final del producto, y si este incluye el período de prueba o no; así como si se te reembolsaría el importe íntegro en caso de devolución tras el período de prueba.

Practica con tu audiólogo como ponerte, quitarte, limpiar, cambiar las pilas y diferenciar el audífono derecho del izquierdo. Aprende cómo funciona el ajuste del volumen y la programación para sonidos altos o bajos. Practica con él para que te sientas cómodo con ellos antes de salir de la consulta. 

También es importante tener en cuenta las necesidades que se pueden presuponer que reclamaras en un futuro. Pregunta si es posible aumentar la potencia del audífono para saber si podrás seguir utilizándolo si tu audición va empeorando o no. 

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que investigues sobre las opiniones de los proveedores del fabricante con el que trabaja el centro al que acudes, para conocer sobre su calidad y servicio al consumidor.

¿Qué problemas puede dar mis audífonos?

Tal vez tenga los siguientes problemas al ir acostumbrándose a sus nuevos audífonos:

  • Oigo un sonido de fondo. tienes que tener en cuenta que los audífonos no son capaces de separar completamente los sonidos que quieres escuchar de los que no.
  • Mi voz suena demasiado fuerte. La sensación de estar “taponado” o “congestionado” que hace que la voz del usuario suene más fuerte dentro de su cabeza se llama efecto de oclusión. Es muy común al principio hasta que te familiarices con él, pero si no cesa, consulta con tu audiologo. 
  • Siento interferencia. puede que la persona mayor escuche se queje de escuchar constantemente un silbido,  puede ser el resultado de un audífono que no cabe en el oído o no funciona correctamente. También es posible que el audífono esté tapado por cera o líquido asique limpialo bien antes de volver a colocarlo. 
  • Oigo zumbidos al usar el móvil. una buena estrategia para evitarlo es acudir a la compra del audífono con el móvil en el bolsillo y probar así su funcionamiento y si esto pasa.  Esto ocurre por las interferencias de la frecuencias de radio que emiten los teléfonos.

Funciones extra de los audífonos 

Existen algunas opciones  que tienes que barajar si te resultan útiles: 

  • Micrófonos direccionales:  ¿Puede que a tu persona mayor le guste dar su paseo diario por el parque? Para que le sea posible tener una conversación en un ambiente con más de un estímulo auditivo podría ser importante contar con micrófonos direccionales para mejorar la capacidad de oír cuando se está en un ambiente con mucho ruido de fondo. 
  • Baterías recargables: Algunos audífonos tienen baterías recargables. Esto puede facilitar el mantenimiento que les debes hacer, ya que elimina la necesidad de cambiar las baterías regularmente.
  • Telebobinas: hemos hablado de ellas antes, facilitan la audición cuando hablas con un teléfono compatible con estas. Además, eliminan el sonido ambiente y solo captan el sonido del teléfono. Estas también reciben las señales de los sistemas públicos de bucles magnéticos de inducción, que pueden encontrarse en algunas iglesias o teatros y que te permiten escuchar mejor a un orador, una obra de teatro o una película.
  • Conectividad inalámbrica. podemos aprovecharnos de las nuevas tecnologías para hacer la vida de nuestros mayores más entretenida. De manera inalámbrica podemos conectar el teléfono móvil para hacer más fácil la comunicación con ellos o a los televisores o reproductores de música. 
  • Programación variable: no es lo mismo utilizar el audífono para estar tranquilo en casa viendo un documental en la televisión que para ir a un centro comercial muy concurrido y con diferentes estímulos auditivos. Por eso algunos audífonos  pueden almacenar diversas configuraciones preprogramadas para varios ambientes.
  • Aplicaciones móviles: volviendo a los avances tecnológicos, las aplicaciones permiten ajustan la configuración del audífono (saber cuanto batería le quedan para recargarlos o manejar el volumen) desde el propio teléfono. 
  • Control del ruido ambiental. Algunos audífonos permiten la cancelación del ruido, lo que ayuda a bloquear el ruido de fondo. Además, con algunos se puede reducir el ruido del viento.
  • Sincronización. Una persona que tiene dos audífonos puede programarlos para que funcionen juntos, de modo que los ajustes para el audífono de un oído (el control del volumen o los cambios de programas) también surtan efecto en el otro audífono, lo que facilita el control.
  • Resistencia al agua: ante el olvido de nuestros mayores de que llevan el audífono puesto, para evitar accidentes que terminen con el daño del dispositivo es importante que pueda ser mojado.

Experiencia Cuidado Mayor

Desde Cuidado Mayor, como empresa especializada en el cuidado y la atención de las personas mayores desde hace años, sabemos lo que la pérdida de audición en una persona puede suponer en su vida. La posibilidad de escuchar de manera más clara, comunicarse mejor y participar más plenamente en las actividades de la vida diaria puede evitar problemas como la exclusión social que puede derivar en depresión. 

El trato directo y continuado con familias de mayores que presentan problemas así, nos ha hecho saber de las necesidades de los usuarios así como del potencial de mejora en la calidad de la vida de las personas mayores, cuando cuentan con un audífono que le ayuda a estar más conectado con su medio y la gente que le rodea. Más del 30% de las personas con pérdida auditiva que utilizan sus auditivos diariamente, experimentan mejoras emocionales en su día a día en un plazo de seis meses.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (3 votos)
Cargando…