Comprar el mejor colchón para personas mayores

Por 16 mayo, 2020mayo 25th, 2020Producto hogar, Producto vida diaria
mejor colchón para personas mayores

¿Tu mayor tiene dolencias de espalda? ¿Ese familiar al que tienes tanto cariño descansa mal por las noches?… es propio de la edad el conciliar peor el sueño conforme envejecemos, pero existen formas de mitigar esa falta de sueño. La forma de combatir ese problema es: comprar un colchón pensado para nuestro mayor. A continuación te traemos una detallada guía de compra en que te explicamos todo lo que debes de saber para hacerte con el mejor colchón para tu mayor.

Antes de que comiences a leer nuestra magnífica guía de colchones para personas mayores, te seleccionamos los 4 mejores colchones para personas mayores calidad – precio.

Importancia de dormir en personas mayores

Comenzaremos diciendo que el rendimiento físico y mental de cualquier persona y a cualquier edad está directamente relacionado con la calidad del descanso nocturno, es de suma importancia que el sueño sea profundo e ininterrumpido, si queremos que sea reparador. Hay factores que influyen en la calidad del sueño, como la alimentación, la temperatura del dormitorio, la almohada, etc. , pero el hecho determinante es la elección del colchón adecuado.

Tengamos en cuenta que pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo, un buen colchón es fundamental para conciliar el sueño reparador que nos permitirá afrontar las actividades del día siguiente con energías renovadas.

el colchon de mayores mejor del mercado

Lo normal es que, en edades avanzadas, surjan algunos problemas de salud como pueden ser dolores en articulaciones, dificultades respiratorias, enfermedades relacionadas con la circulación sanguínea etc, por ello, en muy importante hacer una buena selección de los colchones que hay en el mercado y acertar en la elección.

¿Por qué fiarte de Cuidado mayor?

Cuidado mayor somos una empresa especializada en el cuidado y la atención de las personas mayores. Muchas familias nos preguntan sobre los productos idóneos para sus mayores, ya que confían en nuestra experta opinión como empresa vinculada al sector de la tercera edad.

Nuestra experiencia durante muchos años como empresa especializada en el mundo de la dependencia nos hace contar con expertos, que saben recomendar los mejores colchones pensando en nuestros mayores.

mejor colchón calidad precio mercado

Características del mejor colchón para nuestro mayor

Para realizar una buena elección del colchón para nuestro familiar mayor, tendremos que saber que, habitualmente, consta de seis partes:

El núcleo es el componente más importante, ya que determina el nivel de firmeza del colchón. Las planchas amortiguadoras son capas de diversos materiales que actúan de soporte. El acolchado recubre el núcleo proporcionando confort a nuestro mayor. Las válvulas de aireación están ubicadas en los laterales del colchón de nuestro mayor y facilitan la ventilación del interior. La funda consta de un tejido especial, que previene la proliferación de bacterias y hongos. Por último, las asas sirven para poder girar el colchón pensado para nuestro mayor con facilidad.

En lo relativo al tipo de colchones de mayores existen de dos tipos de materiales: de muelles y de espuma.

Los colchones de muelles se subdividen en colchones de muelles bicónicos, cilíndricos, y de hilo continuo. Los colchones de espuma también tienen varios subtipos. Existen colchones de viscoelástica, de látex y de poliéster / poliuretano. Teniendo en cuenta los tipos de colchones de mayores existentes, a la hora de decidirnos por un colchón concreto, tenemos que considerar otros elementos como: la firmeza, el tamaño, las alergias y el calor.

colchon calidad precio mayores

Materiales del colchón de mayores

Colchón de muelles: El colchón de muelles para mayores está compuesto por una red de muelles recubierta de varias capas que aportan adaptación y confort para nuestro mayor. Se distingue tanto por su firmeza alta como por su precio bajo. El colchón de muelles permite una perfecta circulación de aire y ayuda a conservar la temperatura del cuerpo. Por lo tanto, es apropiado para cualquier clima. Desgraciadamente, tiende a deformarse por el peso del durmiente. Además, no se debe doblar nunca, porque de lo contrario se deformaría. Existen tres subtipos de este producto:

El colchón de muelles bicónicos es bastante firme y tiende a adaptarse mejor al peso de las diferentes partes del cuerpo.

El colchón de muelles cilíndricos evita los ruidos molestos, ya que sus muelles van dentro de unas bolsas. Además, se caracteriza tanto por su gran comodidad como por su alta durabilidad.

Por último, el colchón de muelles de hilo continuo proporciona un mayor refuerzo en la zona lumbar y ofrece una gran independencia de lechos.

Colchón de espuma: El colchón de espuma de mayores es menos firme pero más flexible que el colchón de muelles. Hay tres subtipos de este producto:

El colchón viscolástico se distingue por su óptima adaptabilidad al cuerpo de nuestro mayor. Ninguna zona se queda sin apoyo y la espalda mantiene una alineación correcta.

Por lo tanto, este colchón es apropiado para personas mayores con problemas lumbares. aporta la firmeza necesaria para procurar un buen descanso y la adaptabilidad que se requiere para que el abdomen posterior o “espalda baja” pueda apoyarse sin presión.

Para una mayor calidad del descanso, en caso de dolor renal o en la espalda baja, se recomiendan para nuestros mayores hacerse con un colchón viscoelástico con núcleo de espumación y una densidad media (30-40 kg/m3).

14 junio, 2018 in Producto moda

Sombreros, boinas y gorros para nuestros mayores

Con la llegada del buen tiempo, aparecen también el sol y las altas temperaturas, que pueden superar fácilmente los 30…
Leer más

Desgraciadamente, ofrece una transpiración menor y da la sensación de calor. Así mismo, debido a que da la sensación de ingravidez, no es recomendable para las personas que sufre de vértigo.

Colchón de latex: El colchón de latex tiene una gran elasticidad y capacidad de recuperación, esa misma característica hace que resulten difícil de girar. Durante el sueño se amolda al cuerpo de nuestro mayor, y después vuelve rápidamente a su estado original por lo que carecen de la sensación de hundimiento que si tienen otro tipo de colchones. El colchón de látex es apropiado para alérgicos, ya que los ácaros no anidan en él. Además, se caracteriza por su textura suave y agradable. Por desgracia, es bastante caro,la mayoría de los que existen en el mercado a precios accesibles son una “combinación de látex sintético” con látex natural. Esto no tiene nada de malo siempre y cuando el látex natural esté presente en al menos un 20%, de lo contrario, es mejor rechazarlo.

Colchón de poliéster: El colchón de poliéster y poliuretano dispone de una alta resistencia al hundimiento, o sea, no suele deformarse con facilidad.

Otros elementos

Tamaño del colchón de nuestro mayor: Para que nuestro mayor pueda descansar cómodamente, el colchón ha de tener el tamaño adecuado. Como resulta bastante incómodo dormir con los pies sobresaliendo de la cama, conviene elegir un colchón que mida de largo como mínimo 15 centímetros más que el usuario. La elección del ancho depende del número de personas que vaya a compartir la cama. Si nuestro mayor duerme solo, le bastará un colchón de 90 centímetros. En caso de que tenga pareja, debería optar por un ancho de 135 cm o incluso más. Así dispondrá de la máxima libertad de movimiento sin molestar a su compañero de cama. En cuanto a la altura, conviene que el colchón que use nuestro mayor mida por lo menos 15 centímetros. De esta manera nuestro mayor no se hundirá en él.

comprar el mejor colchón de personas mayores

Calor en el colchón de nuestro mayor: Muchos de nuestros mayores no pueden dormir si su colchón les da una fuerte sensación de calor. Por eso, conviene que el modelo elegido sea transpirable. Si los materiales del colchón permiten pasar gran cantidad de aire a través de su composición, se consigue que el vapor generado por el cuerpo de nuestro mayor se disipe más rápidamente, y que se acumule menos calor. Gracias a sus características, el colchón de muelles es el mejor indicado para pasar una noche agradable. En caso de que aun no le bastase a nuestro mayor, debería optar por un colchón con función termorreguladora. Éste proporciona una sensación de frescor al entrar en contacto con la piel.

Alergias de nuestros mayores: Como los colchones se usan durante muchísimo tiempo, tienden a acumular ácaros. Estos insectos invisibles producen excrementos a los que algunas personas mayores son alérgicas. Por lo tanto, conviene elegir un modelo con tratamientos que previenen la proliferación de ácaros. Para ir sobre seguro, se debería optar por un colchón de látex, ya que los parásitos no son capaces de anidar en él. En la actualidad, prácticamente todos los colchones, de cierta calidad y de cualquier tipo, son desenfundables con cremallera, suelen tener apertura en forma de libro, lo que facilita las labores de limpieza de la superficie del mismo, favoreciendo el descanso de nuestro mayor mucho más higiénico.

Firmeza del colchón de nuestros mayores: La firmeza se define como la resistencia que ofrece el colchón de nuestro mayor contra la carga producida por el cuerpo de nuestro familiar anciano. Cuando un colchón es demasiado blando, la columna vertebral flota sin sujeción, lo que causa una postura deficiente. Si es demasiado duro, ejerce mucha presión en los puntos de apoyo y resulta incómodo. El colchón ideal debería ceder en las zonas de menor peso y ser más firme en las áreas que soportan las partes más pesadas del cuerpo. De esta forma, la espina dorsal mantendrá su alineación correcta y la calidad del sueño se mejorará.

Los colchones blandos son recomendables para los mayores de peso ligero. Alivian los puntos de presión y dan la sensación de estar sobre una nube. Las personas mayores de peso medio y los que suelen dormir de lado, en cambio, deberían optar por un colchón de firmeza intermedia. Éste brinda un soporte adecuado mientras permite cierto grado de suavidad al cuerpo. Además, ayuda a reducir el dolor de espalda, una dolencia común en nuestros mayores. Los colchones duros son apropiados para los mayores de peso elevado y para los que duermen boca arriba. Dan un soporte fuerte a la columna vertebral e impiden que el usuario se hunda

Colchones en camas articuladas de mayores

Seguro que algunos estáis pensando en que la mejor opción, quizás, podría ser la compra de una cama articulada, es lo más apropiado en casos en los que haya dificultades motoras o necesidades posturales específicas, estos equipos de descanso proporcionarán un alto nivel de comodidad. Las camas articuladas ayudan, sin lugar a dudas, a mejorar el confort en la tercera edad.

colchón de mayores

A la hora de elegir el colchón para este tipo de cama, aunque el fabricante lo advierta en las características de su producto, debemos saber que tanto la altura total como el perfilado interior del mismo, deben favorecen su adecuada articulación.

Colchones para parejas de personas mayores

Muchos de quienes estén leyendo este artículo han mediado entre sus padres cuando uno acusaba al otro (el padre a la madre o la madre al padre) de que ocupa su sitio, de que como pesa más pues el colchón se inclina hacia su lado, o de que no para de moverse, pero quieren seguir durmiendo juntos “como siempre lo han hecho” y quieren seguir usando colchón de muelles.

«quieren seguir durmiendo juntos “como siempre lo han hecho” y quieren seguir usando colchón de muelles».

Para estas situaciones existen en el mercado excelentes ofertas que proporcionan “independencia de lechos”. Gracias al núcleo de muelles ensacados el movimiento no se transmite de una zona del colchón a otra, por lo que si uno de los dos miembros de la pareja se mueve mucho durante la noche, el otro no verá la calidad de su descanso afectada por este motivo.

Dolencias de nuestros mayores en un colchón

Es posible que no lo sepáis, pero cuando una persona debe pasar mucho tiempo en cama (por algún tipo de enfermedad o problemas de movilidad) lo más probable es que se desarrollen escaras o úlceras en la piel (esto se debe a la presión ejercida por el peso y los huesos sobre los tejidos y la propia piel).

Problemas de úlceras o escaras

Una úlcera o escara puede ser bastante problemática para un enfermo que se encuentra encamado, ya que no solamente son muy, pero muy dolorosas, sino que también ponen en riesgo la salud del paciente, en este caso de nuestra persona mayor. La movilidad reducida en nuestros mayores es una realidad en un elevado porcentaje de la población mayor de 85 años. Evitar las escaras en este tipo de pacientes encamados no es tan complicado como puede parecer, simplemente es necesario tener un control del enfermo, ayudarle con los ejercicios y movilizarlo para que no se mantenga muchas horas seguidas en la misma posición. Aquí es donde toman importancia los colchones antiescaras colchones específicamente diseñados para evitar las mismas.

Los mejores colchones antiescaras son los de aire y es que este tipo de colchones incluyen una modalidad o funcionalidad bastante interesante que consiste en el llenado y pérdida de aire de forma automática para ayudar al paciente a cambiar de posición y sin la necesidad de que participe ningún cuidador. Una de las grandes ventajas de los colchones antiescaras de aire es que además ofrecen una comodidad bastante interesante a la persona mayor, son bastante acolchados y les hacen sentir confort en el encamado. Además, al tener un funcionamiento casi automático, os evitáis el trabajo y trauma de estar movilizando cada cierto tiempo al paciente.

los mejores colchones para mayores

De igual forma, es recomendable que no solamente os quedéis con la utilización de un colchón antiescaras, ya que, puede ser un excelente complemento para evitar las escaras, pero, siempre será de ayuda que participéis en este proceso con otro tipo de ayudas para garantizar que las escaras o úlceras no aparecerán en ningún momento en vuestra persona mayor.

Problemas con las articulaciones

El dolor de huesos, típica dolencia de nuestros mayores, puede estar causado por una o varias patologías o condiciones de salud; sin embargo, todas tienen en común la necesidad de contar con un colchón adecuado que ayude a generar distensión y, por lo tanto, mejore la calidad del sueño.

La osteoporosis, que aunque no genera síntomas sí hace que la estructura ósea se debilite y quede más propensa a las fracturas, las lesiones deportivas, la escoliosis, los dolores lumbares o cervicales, entre otras, son algunas patologías asociadas a los huesos que podemos mencionar y en cada una de estas situaciones hay que hacer un análisis médico adecuado y ver qué colchón es el más adecuado. Nuestras personas mayores suelen repetir comentarios sobre sus dolores de espalda, hernias discales, artrosis, artritis o su circulación sanguínea, si hacemos una buena elección de su colchón esos comentarios serán, seguro, mucho más esporádicos.

Por otra parte, hay que considerar la firmeza del colchón. Aunque esto ya depende de gustos personales, lo recomendado en estos casos es elegir una firmeza intermedia, ya que uno muy rígido podría incrementar el dolor y uno extremadamente blando puede hacer que la persona se hunda y todo el peso descanse sobre su cadera, y si es allí donde tiene el problema, entonces empeorará. Si se requiere una posición especial y el colchón no puede articularse será una pérdida de dinero. El éxito de nuestra elección estará en la adquisición de un producto elaborado con avanzadas tecnologías en los procesos de elaboración de los materiales con los que se ha fabricado el colchón, que permita ofrecer garantías anatómicas y ortopédicas.

Sin duda alguna, el mejor colchón para el dolor de huesos en la mayoría de los casos, salvo que el médico indique lo contrario, son los viscoeláticos. Un buen vendedor a la hora de aconsejarnos deberá considerar el estudio de la morfología, la postura, las propiedades físicas de los materiales, las deficiencias por desgaste de huesos y músculos y dolores por enfermedades degenerativas o de otra índole y, en base a ello, nos aconsejará la mejor opción para nuestro mayor según sea su problema particular.

como elegir el mejor colchon de personas mayores

Como ya hemos dicho, el material viscoelástico respeta la curvatura natural del cuerpo y, al hacerlo, nos encontramos en una posición muy cómoda que estimula la relajación. Esto tiene un impacto directo en la calidad del sueño de nuestro familiar mayor y, por lo tanto, genera una sensación de bienestar. Proporciona un reparto extraordinario de la presión en la columna y espalda, en cualquier posición, para aliviar las dolencias de la columna y, en especial, de los huesos. La suavidad que proporciona tiende a favorecer la relajación muscular y la circulación, hundiéndose lo preciso para mantener el esqueleto bien alineado, los huesos y articulaciones en posición correcta.

Los mejores colchones viscoelásticos aplican alta tecnología de control de la temperatura y presión anatómica de placas para la correcta posición de la columna, y corrección de las malas posturas y desviaciones. El control de temperatura lo realizan por medio de tecnología que dispersa la acumulación de calor, al tiempo que renueva el aire del núcleo del colchón como un fuelle, gracias al movimiento de nuestro cuerpo.

Es bueno considerar que si se requiere dormir en una posición particular, lo ideal es contar con un somier articulado y los colchones viscoelásticos son los que mejor se adaptan a este tipo de bases sin sufrir deterioro. Como complemento para el descanso podría ser muy útil una almohada viscoelástica, ya que funciona muy bien para ponerla entre las rodillas en el caso de dormir de lado o para quienes tienen problemas cervicales, lo que garantiza un descanso total.

La tecnología en los colchones para mayores

Existen en el mercado colchones que monitorizan el descanso, estudiando cómo duerme nuestra persona mayor, para adaptar su colchón en función de sus necesidades específicas.

Su funcionamiento es muy sencillo. Se debe descargar en su tablet o smartphone, la app correspondiente y seguir los sencillos pasos que allí se indican. En la mayoría de los casos, si nos decidimos que comprar un colchón de este tipo tendremos que ayudar a nuestras personas mayores con su tablet o Smartphone, pero tras el inicio y comprensión de la mecánica, los beneficios serán tales que no querrán volver al antiguo colchón.

En concreto, una de las marcas comerciales que vende colchones de este tipo explica muy claramente las grandes ventajas que supondría su compra, dice: “… te ofrece la posibilidad de disfrutar en tu casa del descanso más reparador gracias a su sistema de monitorización que recopila durante las horas de sueño, datos sobre tus posturas habituales al dormir, las distintas fases del sueño a lo largo de la noche, tu peso y posición de la espalda.

14 junio, 2018 in Producto moda

Sombreros, boinas y gorros para nuestros mayores

Con la llegada del buen tiempo, aparecen también el sol y las altas temperaturas, que pueden superar fácilmente los 30…
Leer más

Con toda esa información, adapta tu zona de descanso, gracias a personalización de 8 zonas de descanso distribuidas a lo largo del colchón, para optimizar al máximo tu nivel de alivio de presiones sobre el colchón”, está claro que las ventajas parecen insuperables.

Comentábamos en un epígrafe anterior a cerca de aquellas parejas que siempre han dormido en el mismo colchón y no quieren cambiar esa situación. Pues normalmente, cuando una pareja de personas mayores va a elegir su colchón, siempre se tiende a elegir un colchón más compatible con el miembro de la pareja de mayor peso. Esto hace que a menudo, uno de los dos tenga que renunciar a su confort ideal en favor del otro, con las repercusiones que esto tiene en la calidad de su descanso. Con este tipo de colchónde mayores cada uno de los miembros de la pareja puede personalizar completamente su zona de descanso, con total independencia de lechos. De esta forma, ambos durmientes, disfrutarán de la máxima calidad de descanso y esto se verá reflejado en un mayor rendimiento diario de ambos.

como comprar el mejor colchon de personas mayores

El nivel de confort puede aumentar de modo considerable si optamos por cubrir la superficie exterior del colchón con un tejido (una de las marcas comerciales cita el tejido “bioceramics”, registrada por ella misma) que cubre la superficie exterior del colchón mejorando la circulación sanguínea, incrementa la producción de colágeno, mejora la recuperación de los tejidos corporales tras la relajación de esfuerzos. Además añaden tratamiento antibacteriano y favorece un entorno de descanso mucho más higiénico y saludable.

¿Cuándo debo cambiar el colchón de mi mayor?

La debida prevención de los dolores de la tercera edad es la mejor solución para evitar que nos lleven a una situación irreversible. Es precisamente, el cambio y elección del un nuevo colchón para nuestras personas mayores, lo que ayudará a que no aparezcan dichas patologías o si existen a relajar la presión que puedan ejercer sobre su salud y su actividad social.

Existen una serie de dolores articulares que tiene relación directa por el uso de un colchón inadecuado o por un uso excesivo en el tiempo; deberíamos haberlo cambiado pero nunca encontramos el momento. Esta situación se agrava claramente si es nuestra persona mayor la que sufre esta situación y no sabe comunicarnos adecuadamente lo que sufre o nosotros no somos buenos receptores de su situación.

Existen cinco tipos de dolores articulares por usar un mal colchón, inadecuado o en mal estado. Enumeramos a continuación las características más simples de estos cinco tipos de dolores.

Dolor de espalda en nuestros mayores. Es el tipo de dolor más frecuente. El uso de un inadecuado colchón, usualmente produce molestias en el esqueleto axial, afectando a la columna vertebral y a la pelvis.

Problemas en las rodillas de nuestros mayores. Un mal colchón también puede provocar dolores en las rodillas de nuestros mayores, sobre todo si éste es demasiado blando o antiguo y tiene muelles. Con colchones de tipo viscoelástico evitaremos estas molestias.

Dolor de codos. Los dolores en las articulaciones de las extremidades superiores también son frecuentes por el uso de colchones en malas condiciones. Los de los codos son uno de los más comunes.

Molestias en las muñecas. Ocurre lo mismo que en el caso de los codos. El uso de un mal colchón puede provocar que las muñecas se duerman y que acaben generando daños articulares.

Dolor en los tobillos de nuestros mayores. El dolor en las articulaciones de los tobillos por el uso de un mal colchón es frecuente cuando éste es muy blando y los mantiene rectos o a la altura inadecuada para la articulación.

los mejores colchones de mayores

Si hemos localizado los dolores anteriormente descritos, la recomendación apropiada son dos pautas para tratarlos correctamente y para que no vuelvan a aparecer.

Visitar a un especialista

Es imprescindible realizar esa visita a un traumatólogo o un fisioterapeuta. Comentarles nuestras molestias para que nos examinen y den las pautas necesarias para corregir y evitar el problema. Es muy probable que nos recomienden ejercicios que deberemos hacer para mejorar.

Cambiar de colchón 

Es lo primero que debe hacerse para no incrementar el problema y lograr un buen descanso. Con un colchón en malas condiciones o viejo se tienen muchas más probabilidades de sufrir dolores articulares, por lo que tal vez ya es hora de cambiar el colchón que usa nuestro mayor. No debe angustiarnos la labor de realizar este cambio, el servicio a domicilio incluyendo la retirada del colchón viejo, hacen que esta labor no presente ninguna dificultad. Y además, la posibilidad de comprar nuestro colchón cómodamente desde casa, a través de tiendas online, hace que no tengamos pretexto para no poder cambiar el colchón de nuestro mayor o el nuestro propio.

Los expertos en higiene del sueño recomiendan hacer el cambio cada 8 o 10 años ya que tras este tiempo el colchón pierde sus condiciones de higiene y confort, dejando de cumplir su misión principal: proporcionar un descanso saludable.

Recomendación Cuidado mayor

En cada edad tenemos distintas necesidades. Nuestros cuerpos cambian y también lo debe hacer nuestro equipo de descanso. Al envejecer, aparecen dolores causados por el desgaste físico o enfermedades típicas de la edad que requieren especial atención. Siempre hay que procurar tener un descanso reparador, y con la edad se tiende a dormir menos durante la noche y de forma más discontinua.En la tercera edad las necesidades cambian. El cuerpo de los más mayores es más frágil y es más posible la aparición de malestar asociado a malas posturas o enfermedades. Deberemos tener presente las patologías y el historial clínico de nuestro mayor para hacer la mejor elección.

«Al envejecer, aparecen dolores causados por el desgaste físico o enfermedades típicas de la edad que requieren especial atención».

Teniendo presente estas consideraciones para personas mayores, y referido al tipo concreto de colchón a elegir, teniendo presente que la mayoría de nuestros mayores hacen uso de colchones sin dispositivos tecnológicos y sin camas articuladas, hay que puntualizar:

En el caso de colchones viscoelásticos: En cuanto al alivio de los puntos de presión, los colchones viscoelásticos son ideales para la tercera edad. El problema puede surgir cuando la capa de viscoelástica es superior a 5 centímetros, ya que podría dificultar los movimientos. Por tanto deberemos elegir colchones con una capa de espuma viscoelástica menor y a ser posible de material espumado antes que inyectado.

En el caso de colchones de látex: El látex no alcanza la adaptabilidad de la espuma viscoelástica, pero aún así sigue siendo un material ideal en la tercera edad. Cuenta con un excelente efecto rebote, aportando una excelente libertad de movimientos. De esta forma se evita que el durmiente se sienta «atrapado» por el colchón

Además de todo lo expuesto hasta ahora, hay que considerar que sea cual sea el colchón elegido, siempre debe utilizarse un protector del colchón adecuado. A ser posible, éste será impermeable y transpirable a la vez, para proteger el colchón y evitar, al mismo tiempo, el sobre calentamiento.

También, hay que tener en cuenta la altura del equipo de descanso. Debe ser la adecuada para que levantarse de la cama sea sencillo y a la vez no tengan que “trepar” para tumbarse. Las personas mayores suelen tener una temperatura corporal más baja. Esto es algo a presente al elegir los acolchados.

Una de las grandes dudas es, estoy dispuesto a invertir en un producto de calidad, pero… ¿Y si compro un colchón que no sirve?, ¿Y si no se adapta mi mayor a él?, ¿Y si empiezo a dormir peor?. Estos son los principales temores que surgen a la hora de tomar la decisión.

La clave es tener claro que ese colchón es el más adecuado para nosotros. Con esto tenemos asegurado el 99% de nuestra decisión, ¿por qué?. Siempre decimos que no existe un colchón ideal, que cada persona tiene unas necesidades y que es vital dejarse asesorar por un especialista para que ellos sean los que nos den esa seguridad.Una vez que tenemos claro qué encaja mejor con nuestras necesidades, es una cuestión de decidirse.

Es normal que en un primer momento nuestro mayor note una cierta extrañeza, lo común es necesitar un periodo de adaptación al nuevo colchón. De hecho, los establecimientos comerciales suelen comentar que es bastante habitual que, en los primeros días, reciban llamadas, incluso, quejas de sus clientes porque creen que la elección que han hecho no ha sido acertada. Lo cierto es que en la mayor parte de los casos, lo que sucede es que no se ha dejado pasar un tiempo mínimo de uso y de adaptación al mismo. No existe un periodo de adaptación fijo, ya que para ello influyen muchos factores.

Por último, no olvidemos elegir un producto con garantía de calidad, incluso con un periodo de prueba amplio. Debemos prestar mucha atención al certificado de garantía, comprobar la certificación de los materiales, el test de durabilidad, pero lo más importante y que determinará el acierto en nuestra elección, es haber acertado en que ese colchón es el adecuado para las necesidades de nuestra persona mayor.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (1 votos)
Cargando…