El mejor tensiómetro para mayores

By 6 junio, 2019 septiembre 2nd, 2019 Producto vida diaria

¿Estás buscando un tensiómetro para controlar tu ritmo cardiaco? ¿A veces sientes cómo te aumenta la respiración o no sabes por qué? O a lo mejor has sido diagnosticado recientemente con hipertensión y te han recomendado hacerte con uno para controlar la tensión y las pulsaciones. Si te encuentras en esta situación, en Cuidado mayor hemos elaborado una guía para elegir en mejor tensiómetro para mayores. A través de un minucioso estudio de mercado y de hablar con médicos profesionales, hemos encontrado cuáles son los principales requisitos que debe cumplir el mejor tensiómetro para mayores.

Si das una vuelta por internet, podrás ver que la oferta de tensiómetros es bastante amplia, sin embargo, ¿qué tiene que tener un tensiómetro para ser el mejor? Los encontramos desde los 40€ y pueden pasar los 100€. No obstante, en la guía de Cuidado mayor para elegir el mejor tensiómetro para mayores te vamos a contar cómo elegirlo según tus necesidades sin que tengas que gastar más de lo que necesitas. A continuación, te enseñamos cómo comprar el mejor tensiómetro para mayores y también te enseñaremos cuáles elegiríamos nosotros.

Nuestras recomendaciones

¿Usar un tensiómetro para mayores?

Un tensiómetro es el aparato ideal para las personas mayores. Teniendo uno pueden tener controlada su actividad cardiaca y darse cuenta si se produjese una anomalía, para así avisar a tiempo a su médico de confianza. Siempre que un cliente nos comenta que tiene problemas de tensión, le recomendamos que debe hacerse con un tensiómetro. Sin embargo, hasta ahora no hemos tenido suficiente información para elaborar esta completísima guía.

Sabemos que tener un tensiómetro en casa es bastante útil. Así, lo ideal sería tener controlados nuestros niveles de tensión, baja y alta, y nuestras pulsaciones. Al menos, tener un diario de las mediciones una o dos veces por semana.

¿Por qué fiarte de la opinión de Cuidado mayor?

En Cuidado mayor nos hemos especializado durante los últimos años en la ayuda y atención a los ancianos, tanto si son dependientes como si no lo son. Esto los ha permitido conocer sus necesidades a la perfección, sabiendo que lo más importante en la vejez es mantener las redes de apoyo familiar y de amistad. Nos hemos encontrado en nuestra trayectoria que las personas mayores que se han hecho con un tensiómetro han aprendido a usarlo rápidamente y tienen sus niveles arteriales mucho más controlados ya que transmiten siempre esta información a sus médicos. En Cuidado mayor no te vamos a decir que debes gastarte una fortuna para tener el mejor tensiómetro para personas mayores, sino que te vamos a recomendar el que mejor se adapte a tus necesidades.

Así, recopilando información de nuestros usuarios, hemos podido hacernos una idea de cuáles son las principales necesidades de las personas mayores.

¿Cómo elegir el mejor tensiómetro para personas mayores?

El mejor tensiómetro no es siempre el más caro, de hecho nos hemos encontrado con varios casos en los que nuestros clientes eligieron previamente el tensiómetro más caro y resultó no ser el mejor. Por eso, nosotros siempre recomendamos hacer una valoración general y ver cuál se ajusta a las necesidades de cada persona. Ha habído también clientes que han adquirido un aparato por menos de 30€ y ha resultado ser el mejor tensiómetro para personas mayores, ya que cumplía perfectamente con sus requisitos.

Un buen tensiómetro debe ser capaz de medir la presión arterial de manera correcta. Pueden ser de manga o a través de tuvo. No hay relación sobre cuál de estas dos opciones puede ser la mejor. Lo que sí que importa es su tecnología. Entonces, si queremos más detalles en la pantalla de información, por ejemplo, la tensión alta y baja, las pulsaciones, la presión, añadir datos sobre nuestra edad, peso etcétera. O si queremos algo sencillo, que mida la presión en 15 segundos y nos salgan los valores mínimos necesarios. Estas opciones van en función de si tenemos una enfermedad como hipertensión, necesitaremos tener unas mediciones más precisas y más periódicas.

¿Cómo usar un tensiómetro para mayores?

Si tenemos algún tipo de hipertensión, lo más recomendable será contar con un tensiómetro en el hogar. De este modo, podemos medir la tensión, la cual tiene unos valores normales de 15 en la tensión máxima y 9 en la mínima. No es raro tener uno de estos aparatos en casa ya que más de un 20% de las personas mayores suelen tener hipertensión.

En primer lugar, podemos afirmar que usar un tensiómetro es una tarea bastante sencilla, aunque depende del tipo de tensiómetro. En diferentes casos habrá unos u otros botones. Los tensiómetros que suelen venderse para uso particular son automáticos, solo habrá que pulsa run botón para que empiece a medir. Esto nos libra de tener que usar el típico estetoscopio médico, para el cual hace falta un entrenamiento previo.

Nuestras recomendaciones

Entonces, si contamos con un tensiómetro automático, deberemos colocar la manga en el hombro, por encima del codo. Por lo menos, dos dedos por encima del codo. Cuando el tensiómetro empiece a funcionar, aplicará presión hasta que alcance los 180 mmHg, después de unos segundos empezará a quitar esa presión y finalmente mostrará la tensión sistólica y la diastólica.

Nuestras recomendaciones

Lo recomendable es que la tensión se mida sentado o tumbado, pero que se esté en una posición relajada y en reposo y no moverse durante la medición. Normalmente se suele hacer en las mañanas, antes de desayunar y de tomar algún medicamento y por las noches, intentando que no sea después de las comidas.

También existen tensiómetros de muñeca, los cuales funcionan igual que los de manguito. Estos habrá que colocarlos por encima de la mano evitando que se cubra la protuberancia ósea de la muñeca.

Una vez nos muestre los resultados nuestro tensiómetro automático, habrá que interpretarlos. Así, un nivel de tensión arterial normal será: en la presión sistólica menor de 120 mmHg y en la diastólica menor de 80 mmHg. Mientras que una presión elevada será entre 120 y 129 mmHg la mayor, y menos de 80 mmHg la menor. Por otro lado, cuando hablamos de hipertensión contamos que la presión estará entre 130 y 139 mmHg y entre 80 y 80 mmHg. Estaremos ante un caso de emergencia cuando estos niveles superen los 180 mmHg y los 120 mmHg.

Puede ser que la lectura del tensiómetro sea incorrecta, por lo tanto habrá que repetir la medida. Aquí afectan muchas cosas, por ejemplo el no estar en reposo, realizar la medición mientras se habla o se mastica o incluso la talla del manguito. Estas suelen aparecer según el tallaje europeo tradicional S, M y L. Lo recomendable será buscar la guía del tallaje de tensiómetro y elegir el que encaje con nuestro brazo.

¿Qué tiene que tener el mejor tensiómetro para mayores?

Lo esencial para que sea el mejor tensiómetro es que se adapte a las necesidades de sus usuarios. Aun así, lo básico es que sea un tensiómetro automático, ya que uno manual sería mucho más complejo y necesitaríamos a alguien que sepa interpretarlo. Por el contrario, si tenemos uno automático, simplemente pulsando un botón comenzará la medición y nos aparecerán los valores en la pantalla. Por lo tanto, debe ser una pantalla clara, que disponga todos los valores enseñando claramente a qué corresponde cada número.

Existen tensiómetros más complejos, con tecnología bluetooth y aplicación móvil para llevar un registro de las mediciones en nuestros dispositivos móviles, sin embargo, esto no siempre es necesario. Por lo tanto, creemos que lo básico es que tenga un diseño fácil e intuitivo, con uno o dos botones, una pantalla grande que no refleje y un manguito regulable, en el caso de no ser específico por talla.

¿Cuánto dura un tensiómetro para mayores?

La vida útil de los tensiómetros suele ser bastante amplia. Hay que tener en cuenta que la mayoría de ellos solo cuentan con una función, la de medir la tensión, entonces es muy difícil que se estropeen. En nuestros años de experiencia hemos conocido a clientes que nos cuentan que tienen el mismo tensiómetro desde hace años, llegando incluso a los 10 años.

Sí que es cierto que muchas veces, a medida que avanza la tecnología y aparecen tensiómetros más complejos, estos tienden a estropearse antes. Por ejemplo, algún tipo de tensiómetro con funcionalidad para teléfono móvil, puede quedarse obsoleto con la aparición de nuevos teléfonos. Por eso, no siempre el más caro es el mejor, hay quien cree que un tensiómetro que dure mucho por su sencillez será el más adecuado.

¿Cuándo comprar un tensiómetro para mayores?

Lo ideal sería que una vez llegada a la edad adulta, siempre contásemos con un tensiómetro en nuestro armario de las medicinas y primeros auxilios. Sin embargo, por lo que nos dice la experiencia es que la emergencia de hacerse con un tensiómetro suele aparecer tras el primer diagnóstico de hipertensión. Desde Cuidado mayor recomendamos que esto no sea así, ya que es muy recomendable que todas las personas mayores puedan tener uno y así hacer un seguimiento de su tensión a la hora de hacer la visita al médico más eficaz o, incluso, para evitar posibles ataques al corazón, derrames o incluso ictus.

Así que, si estás preocupado porque tienes un familiar mayor con riesgo arterial y no sabes cómo controlar su tensión, te recomendamos que sigas esta guía y te hagas con el mejor tensiómetro para mayores. Puedes aprovechar un aniversario, un cumpleaños o unas fiestas para comprarlo, aunque la única excusa que necesitas es la de mejorar la salud y la supervisión de nuestros mayores para hacerte con el mejor tensiómetro.

¿Ventajas de un tensiómetro para mayores?

Tener un tensiómetro en casa siempre es una ventaja, tanto si se padece de hipertensión como si no. De este modo, si no se tiene hipertensión, el medir regularmente la tensión con un tensiómetro puede ayudar a diagnosticarla de manera temprana y actuar antes de que sea tarde. Además, si se tiene diagnosticada, el uso del tensiómetro puede ayudar a evaluar si la mediación que se ha recetado está cumpliendo su función o, si por el contrario, habría que acudir al médico a buscar otra solución.

Estos tensiómetros están hechos para ser usados de manera cotidiana y aun así muestran unas mediciones bastante acertadas, así que podemos asumir que su precisión es una ventaja bastante grande. Además, son aparatos realmente sencillos, algunos cuentan tan solo con un botón y no deja objeto a dudas.

Los tensiómetros que se tienen normalmente en el hogar son aparatos muy sencillos, que apenas miden nuestra tensión en menos de un minuto. Así que tanto si tienes hipertensión o hipotensión, o incluso si no la tienes, contar con el mejor tensiómetro para mayores en el hogar supone una ventaja a tener en cuenta. Esto nos ayudara a monitorizar la actividad cardiaca y poder ponerle solución.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (19 votos)
Cargando…

Infórmate sin compromiso