Parkinson y Alzheimer

Por 18 diciembre, 2018mayo 9th, 2019Neuropsicología
alzheimer-parkinson

Parkinson y Alzheimer son dos enfermedades de tipo neurodegenerativo. Ambas afectan principalmente al sistema nervioso y no se dispone todavía de cura. Estas dos enfermedades están, además, fuertemente asociadas al envejecimiento de las personas.

Parkinson y Alzheimer

El Parkinson y el Alzheimer son dos enfermedades de tipo neurodegenerativo. Ambas afectan principalmente al sistema nervioso y no se dispone todavía de cura. Estas dos enfermedades están, además, fuertemente asociadas al envejecimiento de las personas. Por ello las personas mayores son el segmento de la población que más lo sufre.

A continuación, vamos a mostrar algunas de las diferencias principales entre el Parkinson y el Alzheimer. Así como aquellos puntos en los que se relacionan. Es importante tener en cuenta sur convergencias y divergencias para aplicar los cuidados oportunos a nuestros mayores según sus necesidades.

9 abril, 2018 in Neuropsicología

¿Qué hago si él tiene demencia?

¿Soy el único con demencia? “Desde hacía 2 o 3 años, Marina sabía que le fallaba la memoria. Empezaba a…
Leer más

Aprende a diferenciar el Parkinson y el Alzheimer

En primer lugar, la enfermedad del Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa. Se corrompe casi el total de las estructuras neuronales dopaminérgicas, encargadas de la producción de dopamina. Sus síntomas aparecen de manera progresiva y pueden ser tratados una serie de medicamentos, aunque solo los frenan. A medida que la enfermedad evoluciona, los tratamientos se vuelven más inefectivos.

Según evoluciona la enfermedad y la persona mayor que la padece tiene una edad avanzada, la depresión asociada al Parkinson puede degenerar en un tipo de demencia. Aunque no llega a ser del tipo del Alzheimer. En este punto, las alteraciones cognitivas son evidentes, pero no llegan a ser de la misma gravedad que en el Alzheimer, así que conviene diferenciar Parkinson y Alzheimer.

Por otro lado, el Alzheimer es también una enfermedad neurodegenerativa muy relacionada con la edad adulta. Nuestros mayores son los principales afectados con esta enfermedad. Tiene, igual que el Parkinson, una evolución progresiva y sus primeros síntomas se hacen evidentes en la pérdida de memoria a corto plazo y en las dificultades para tratar con las tareas cotidianas. Aparecen dificultades en el lenguaje, la orientación y la pérdida de un juicio crítico. A medida que transcurre la enfermedad, empezamos a ver patrones de cambio conductual en nuestros mayores, asociados al deterioro cognitivo.

Ambas enfermedades, Parkinson y Alzheimer, deben ser diferenciadas. Pero también comparadas en la medida de lo posible, ya que comparten algunos puntos en común. Las dos están caracterizadas por un deterioro cognitivo y en ambas hay patrones de déficit de la dopamina. En el Alzheimer, el deterioro de la memoria está más acentuado que en el Parkinson. Se suele pensar que el Parkinson da lugar posteriormente al Alzheimer, sin embargo, eso es incorrecto. Existen ciertas evidencias sobre los tratamientos que se usan en la enfermedad del Parkinson. Ya que parece que su repetido uso en el tiempo (más de 10 años) pueden generar alteraciones en el cerebro, que desembocan en casos de demencia. Este efecto se relaciona con la aparición de placas de amiloide, que es una proteína con un alto grado de toxicidad para el cerebro.

Es por ello, que las tasas de demencia en personas mayores con Parkinson son altas, aunque esto no quiere decir que también sean diagnosticados con Alzheimer. Parkinson y Alzheimer no son enfermedades que se sigan la una de la otra. Además, en lo referente a la amnesia retrógrada, que es la capacidad de recordar eventos previos a la enfermedad, afecta de un modo más radical en el Parkinson. Mientras que en el Alzheimer procede de manera paulatina.

Otra de las diferencias clave la encontramos en el uso del lenguaje. En el Parkinson, las estructuras semánticas prácticamente no se alteran y existe un correcto uso del lenguaje. Por otro lado, en el Alzheimer sí que se hace evidente una alteración de estas estructuras semánticas. Se ve cómo las personas mayores que parecen Alzheimer en muchas ocasiones parecen no comprender lo que dicen.

Las tasas de demencia en personas mayores con Parkinson son altas, aunque esto no quiere decir que sea Alzheimer

La visión de Cuidado Mayor

Tanto Parkinson como Alzheimer son enfermedades que suponen el día a día de muchos de nuestros mayores. Son, además, dos de las principales enfermedades neurodegenerativas en España. Sus tratamientos son muy diferentes según el tipo de caso que se dé y ambas requieren de cuidados especializados.

La preparación para afrontar estas enfermedades y saber distinguirlas y diferenciarlas es esencial. Sabemos que muchos casos de enfermos de Parkinson tienden con el tiempo a desarrollar ciertos tipos de demencias, sin embargo, solo unos pocos llegan a ser diagnosticados con Alzheimer.

Las enfermedades neurodegenerativas que se acentúan en la edad adulta son una realidad que dificultan el bienestar de quienes la padecen. Por eso, desde Cuidado Mayor queremos promover su concienciación y así trabajar juntos hacia una mejora de la calidad de vida de las personas mayores diagnosticadas con Parkinson y Alzheimer.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas1,00 (1 votos)
Cargando…

Deja una respuesta