¿Qué es el duelo?

Por 25 diciembre, 2018 diciembre 28th, 2019 Neuropsicología

¿Qué es el duelo y qué hago con mi duelo?

El duelo, esa palabra que todos en algún momento hemos escuchado o vivido en primera persona y del que siempre nos han dicho “el duelo tiene 5 fases, date un tiempo, no es sencillo”. Siempre recurriremos al dicho del “tiempo todo lo cura”, está claro que esto no es del todo verdad. El duelo, como tal, es un proceso en el que la persona doliente, como parte activa de este proceso, camina mediante unas tareas (como establece Worden, W. en su libro “ El tratamiento en el duelo. Asesoramiento psicológico y terapia) hacia su mejoría. Podemos, sin embargo, ver que nuestro corazón, nuestra parte emocional, vive de diferente manera este duelo el mismo día de la noticia que un año después.

Hay diferentes tipos de duelo

Me parece muy importante decir que resulta muy difícil ver el duelo sin amor,  ya que el duelo es un indicador del amor que tenemos hacia esa persona que nos falta o que está enferma (en el caso de una demencia tipo Alzheimer, por ej.). Amar significa tener dolor cuando perdemos a esta persona. Se puede entender el duelo como la experiencia de dolor, lástima, aflicción o resentimiento que se puede manifestar de diferentes maneras cuando se pierde algo o alguien con un valor significativo para nosotros (Bermejo, J.C. en su libro “Estoy en duelo”).

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de esta pérdida? Lo primero que se nos viene a la mente es que la resolución de un duelo va a ser siempre negativa. Cierto es que hay duelos que son mal “trabajados” o elaborados y que se “enquistan” en la persona afectada llegando a afectar a su día a día aunque muchos de estos duelos pueden constituir también una oportunidad para reconstruir lazos que estaban debilitados o rotos, cultivar nuevas relaciones, aprender a cultivar nuestros recuerdos, valorar más momentos de silencio, de conocimiento con uno mismo (…).

Cuando experimentamos en primera persona el duelo hay muchas reacciones que no entendemos y siempre nos puede surgir la duda acerca de si lo vivido y experimentado es normal o no. Cada dolor además, es diferente y dependen de muchos factores como la relación con la persona fallecida (o enferma), las circunstancias o/y el motivo de la falta de este ser querido (…). Dentro de estas reacciones pueden ser físicas (falta de apetito, insomnio..), emocionales (se produce una explosión de sentimientos que va desde el shock, aturdimiento, negación, rabia..), mentales (dificultad para concentrarse, búsqueda de la persona perdida..), y todas ellas son normales.

Hay diferentes tipos de duelos. En primer lugar, está el duelo anticipatorio, un tipo de duelo que se elabora antes del fallecimiento de la persona. De forma práctica se podría explicar que acompañar a nuestros seres queridos en una enfermedad o, incluso, en el proceso de morir, produce dolor. Así pues, este duelo resulta normal y ayuda a prepararse para la pérdida y ayudar a tomar conciencia de lo que está pasando. Otros tipos de duelos existen como el duelo retardado, el crónico, o el patológico (o duelo complicado) y estos duelos requerirán saber lidiar con ellos.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votos)
Cargando…

Un comentario

  • Dolores María García dice:

    Hola. Interesantes pautas sobre el duelo, dicho esto, creo que el proceso del duelo es bastante complejo. Por lo que he visto en mi larga experiencia de la vida cada uno lleva el duelo de una manera muy diferente y es difícil el poder establecer unas pautas o plazos para cada proceso. Por ejemplo una ruptura amorosa no deja de ser un duelo al tener que dejar partir a esa persona; una ruptura brusca con un amigo por celos por ejemplo es otro duelo… Coloquialmente cuando pensamos en la palabra duelo solemos visualizar a personas mayores, o personas enfermas que se encuentran en las últimas etapas de su vida, pero la realidad es mucho más dura. El duelo está siempre presente en nuestras vidas y yo creo que la mejor forma de combatirlo, si es que eso es posible, es mediante la normalización. y aquí mi pregunta para Cuidado mayor ¿cómo se puede normalizar el duelo? ¿es posible normalizar el duelo? ¿algún consejo al respecto?. Gracias.

Deja una respuesta