Cuidar en casa

By 10 enero, 2019 septiembre 2nd, 2019 Cuidadores

Todos envejecemos, es una realidad. En muchas ocasiones no es sencillo el saber qué hacer y cómo afrontar este hecho. No es sencillo el saber qué tipo de cuidados se deben proporcionar, la forma más apropiada y la persona más apropiada para dispensarlos. Hay varias opciones que pueden mitigar este problema y no todas son idóneas, habrá que ver cada caso para elegir la más acertada. Las dos más frecuentes son cuidar en casa o en una residencia.

La dignidad es compatible con el envejecimiento.

El envejecimiento va ligado a la pérdida de autonomía. Conforme uno se vuelve anciano pierde movilidad en los miembros y empieza a encontrarse con limitaciones físicas y mentales. Estos impedimentos hacen que la vida se vuelva más complicada y que se tenga que recurrir a ayudas externas. Esta falta de autonomía hace que las personas mayores se vuelvan más sedentarias lo que no es bueno para la salud. Es difícil el salir de esa situación de forma airada ya que la dependencia implica sedentarismo y el sedentarismo supone dependencia.

No podemos ser complacientes y pensar que los mayores no pueden vivir dignamente

No podemos ser complacientes y pensar que los mayores no pueden vivir dignamente. Hay que apostar por un proceso de envejecimiento digno, esto es, dotar a los mayores de la máxima autonomía posible en cada situación. Hay personas que llevan tiempo realizando una labor de concienciación muy loable como Ana Urrutia.

¿Qué opciones tenemos?

Podemos y debemos atender a nuestros ancianos. Por ello debemos ver qué alternativas tenemos en el mercado para hacer uso de la más apropiada para nuestro “abuelito”. Cada mayor tiene unas necesidades diferentes y deberemos de tenerlas en cuenta a la hora de elegir un servicio u otro. El objetivo no es solo ayudarles a pasar los días sino a disfrutar de los días y que no pierdan las ganas por vivir.  Hay varias alternativas:

  • Residencias para un envejecimiento activo: Da la impresión que es el servicio más usado y el mejor, y no es siempre así. Esta alternativa es necesaria cuando la persona envejecida ya no puede valerse en absoluto por sí misma y cuando la ayuda de un familiar o auxiliar no es suficiente. Los costes de estos cuidados son muy elevados y a pesar de que hay residencias públicas no hay tantas plazas como deberían. Las familias recurren a las residencias privadas cuyo coste aproximado es de 1.7000€/mes. En muchos casos las residencias de mayores no aseguran una atención personalizada y constante. Las residencias son centros que buscan optimizar la gestión y los recursos lo que en muchos casos les lleva a realizar severos recortes en la plantilla y a dejar descuidados a los mayores. Ha habido casos muy sonados de abandonos y poca implicación de los trabajadores. Este servicio tampoco es recomendado para personas que sufren de demencia. Los cambios bruscos para estas personas envejecidas nunca son buenos y deberían de evitarse.

 

  • Centros de día para un envejecimiento de calidad: Los centros de día son una muy buena opción para los mayores, muchos de ellos guardan gratos recuerdos de su “cole”. Los centros de día, son lugares que acogen y atienden a las personas mayores durante un par de horas al día. Son una buena alternativa ya que los “abuelitos” siguen vinculados a su hogar y, además, al igual que los colegios, les ayudan a estar activos mentalmente con ejercicios. Los centros de día, son durante unas horas determinadas por tanto el resto del día el anciano está desatendido. El centro de día no suple la necesidad de cuidar al mayor. Por tanto, es un servicio, de buena calidad, pero incompleto. Los centros de día pueden ir desde los 550€/mes hasta los 850€/mes.

 

  • Cuidar en casa a los mayores: La opción de envejecer en el domicilio es la mejor para las personas mayores. El no tener que desplazarse a otros lugares es muy beneficioso para su salud mental. El seguir en casa les posibilita el seguir con sus rutinas, que llegado a una determinada edad es la mejor alternativa. Esta es la mejor opción para los mayores y además ofrecen una amplia variedad de servicios que pueden cubrir todas las necesidades de las personas dependientes. El cuidar a los ancianos en su domicilio asegura una atención humanizada y cariñosa. Estos cuidados siempre son atentos y de calidad, al contrario que en otros servicios como las residencias. El cuidar en casa a los mayores es asegurarse estarán atendidos, queridos y alegres.

Las familias recurren a las residencias privadas cuyo coste aproximado es de 1.7000€/mes

¿Qué tipos de servicios puedo usar para cuidar en casa a los mayores?

Hay muchas opciones en función del grado de dependencia de la persona y sus necesidades. Existen cuidadores para horas, o de jornada completa, algunos cuidados urgentes y otros cuidados continuados, unos en calidad de cuidadora interna y otros como cuidadora externa. Para cumplimentar esta amplitud de servicio es necesario el tener mucha flexibilidad y solamente los cuidados en casa de mayores otorgan esta posibilidad.

  • Cuestión cultural de cuidar en casa: España pertenece a los países denominados de tradicción familista, que son los países de la Europa mediterránea y Sudamérica. La mayor parte de las personas mayores prefieren ser cuidados en casa y preferiblemente por familiares cercanos. Este deseo no es siempre posible y en muchas situaciones hay que recurrir a un tercero profesional.

 

  • Cuidar en casa de manera personalizada: El ser capaz de servir un buen cuidado en el domicilio no es siempre sencillo. Para un familiar no es fácil el cuidar de un familiar ya que no dispone de las herramientas necesarias ni de la formación oportuna.

 

  • Inconvenientes de cuidar en el domicilio a los mayores: Cuando es un familiar el que se encarga de los cuidados suele haber problemas con los horarios y la formación de esta persona, es en esos momentos cuando se recurre a ayuda externa, desde Cuidado mayor, animamos a hacer antes uso de un profesional. El uso de un profesional repercutirá muy positivamente en el estado de ánimo del mayor y del familiar. Quizá una dificultad a la hora de contratar a un profesional de los cuidados es el dar de alta y baja a los cuidadores y buscar recambios de cuidadores en periodos vacacionales o por bajas por enfermedad.

 

  • Soluciones desde Cuidado mayor: En Cuidado mayor contamos con una asesoría laboral que se encarga de la elaboración de contratos de cuidadores para poder darles de alta en la seguridad social y baja si la familia así lo demanda. Además, en Cuidado mayor, al contar con multitud de cuidadores, nos encargamos del servicio de sustitución de cuidadores a domicilio.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (2 votos)
Cargando…

Leave a Reply