Medicamentos para el Parkinson

Por 13 diciembre, 2018 mayo 9th, 2019 Neuropsicología
medicamentos contra el parkinson

Es importante que las personas mayores, que son los que sufren principalmente de Parkinson, estén al corriente de los medicamentos para el Parkinson que se puede usar.

Medicamentos para el Parkinson y el cuidado de mayores

Como ya se ha comentado en algunas entradas anteriores sobre la enfermedad del Parkinson, sabemos que esta es una afección de la que no se ha descubierto cura. No obstante, la ciencia ha avanzado a la hora de combatir sus síntomas de una manera bastante efectiva. Esto lo podemos ver a la hora de comprobar la eficacia de los medicamentos para el Parkinson que hay disponibles hoy en día. Es importante que las personas mayores, que son los que lo sufren principalmente, estén al corriente de la medicación para el Parkinson que se puede usar.

Cabe destacar en un primer lugar, que estos medicamentos para el Parkinson no se aplican de manera generaliza y universal en todos los pacientes. Dependiendo de la sintomatología que presenten los distintos pacientes, personas mayores en mayor medida, se aplicaran una serie de tratamientos u otros.

Estos medicamentos implicados son:

  1. Precursores de la dopamina
  2. Los agonistas dopaminérgicos
  3. Los inhibidores de la dopamina
  4. Los anticolinérgicos
24 enero, 2020 in Neuropsicología

¿Cómo combatir la soledad de las personas mayores?

¿Tu familiar está triste, apesadumbrado, algo depresivo o en ocasiones tiene comportamientos agresivos? Sabes qué le pasa: se siente solo.…
Leer más

Precursores de la dopamina

Como hemos mencionado antes, algunos de los tipos de medicamentos para el Parkinson que se emplea son los precursores de la dopamina. A estos se les conoce de forma común como ‘levodopa’ y es uno de los más eficaces en los casos en los que se aplica en personas mayores. La levodopa es un precursor de la dopamina, es decir, cuando llega a tener contacto con el cerebro, se transforma en dopamina. Esto es especialmente útil ya que actúa directamente sobre los síntomas de rigidez y lentitud que tanto afecta a nuestros mayores.

Los precursores son particularmente interesantes como medicamentos para el Parkinson ya que esta enfermedad genera un déficit de dopamina. Además, si se tratase de administrar dopamina directamente en los pacientes, esta sería incapaz de alcanzar los puntos clave del cerebro.

La levadopa, como medicamento para el Parkinson, se administra vía oral en forma de comprimidos. Los médicos que la prescriben recomiendan que se tome antes de las comidas. Y sus efectos, una vez aplicado un tratamiento prolongado, se suelen hacer evidentes a los pocos días.

Como cualquier medicamento, este tratamiento para el Parkinson tiene efectos secundarios que van desde nauseas hasta los vómitos, sin embargo, no son típicos. También hay que tener en cuenta que su consumo prolongado en los años puede hacer que pierda garantía.

Agonistas dopaminérgicos

Por otro lado, tenemos a los agonistas dopaminérgicos como ejemplo de medicamentos para el Parkinson. Estos tienen una función similar a la de los anteriores, ya que se usan para suplir las intolerancias de los pacientes a los precursores de la dopamina. Los agonistas como el Pramipexol o el Ropinirol se suelen usar en las fases iniciales de la enfermedad, principalmente como alternativa a la levadopa.

Al igual que los precursores de la dopamina, estos medicamentos para el Parkinson se pueden tomar de forma oral, aunque también aparecen en forma de parches, como es el caso de la Apomorfina, que actúa de una forma más localizada en los síntomas que presentan los pacientes de Parkinson.

Inhibidores de levadopa y dopamina

Los siguientes medicamentos para el Parkinson son los inhibidores de la levadopa y de la dopamina. Principalmente se usan en combinación con los anteriores medicamentos y su acción permite que se dichas sustancias se mantengan en el cerebro un periodo más prolongado de tiempo, alargando la acción y el beneficio de estos medicamentos. Es decir, permite que la dopamina esté activa en el cerebro más tiempo.

Algunos de estos inhibidores son la Rasagilina y la Selegilina. También se toman en comprimidos, igual que los anteriores medicamentos para el Parkinson. Además, existen ciertas contradicciones en su uso, por ejemplo, si nuestros mayores sufren de úlceras gástricas o del duodeno, su uso no será recomendable. No obstante, si no padece ninguna otra enfermedad, este medicamento para el Parkinson tiene escasos efectos secundarios.

Los inhibidores permiten que la dopamina esté activa en el cerebro más tiempo.

Anticolinérgicos

Los anticolinérgicos como el Biperideno o la Prociclidina son aquellos medicamentos para el Parkinson que principalmente tratan el temblor y la rigidez muscular de los enfermos. Su función es, por lo tanto, la de aliviar dichos síntomas. También se pueden combinar con los medicamentos anteriores, ya que cada uno tiene efectos distintos y tratan de manera diferente los síntomas del Parkinson.

Es uno de los medicamentos para el Parkinson menos efectivos para nuestros mayores, aunque de igual manera puede suponer alivio según en qué casos.

Afectan muchos factores, la edad, el nivel de deterioro cognitivo, la etapa de la enfermedad...

La opinión de Cuidado Mayor

Desde Cuidado Mayor nos gusta asegurarnos de que la seguridad y bienestar de nuestros mayores siempre es lo primero. Los medicamentos para el Parkinson se han desarrollado a través de minuciosos estudios e investigaciones, por eso cada uno de ellos tiene efectos y aplicaciones diferentes.

Sabemos que la enfermedad del Parkinson afecta a las personas mayores de forma diferente en todos los casos, los síntomas varían según qué caso. Para esto afectan muchos factores, la edad, el nivel de deterioro cognitivo, la etapa de la enfermedad etc. Por eso recomendamos que se sigan las instrucciones de los médicos que han estudiado previamente el caso, ya que no se puede establecer un tratamiento universal para todos los pacientes.

Por último, estos medicamentos para el Parkinson también sería interesante combinarnos con otro tipo de tratamientos que pueden suponer un bienestar mayor en las personas que padecen la enfermedad. En este artículo anterior recomendamos algunos de los mejores tratamientos que existen hoy en día.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (1 votos)
Cargando…

Deja una respuesta