La depresión en personas mayores

Por 20 mayo, 2019noviembre 6th, 2020Consejos

¿Sabías que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que la depresión afecta a más de 300.000 personas en el mundo? Nunca nadie nos preguntó si queríamos vivir, cómo queríamos que fuera nuestra vida, ni nos enseñó a hacerlo. En las diferentes etapas en las que uno se encuentra a lo largo de el recorrido vital, se pueden encontrar problemas o circunstancias que si no se cuenta con las herramientas necesarias para gestionarlo, pueden terminar provocando incomodidades.

Fiabilidad de Cuidado Mayor

Nuestro equipo de psicólogos saben la importancia que tiene la salud mental en la vida de nuestros mayores. El cuerpo y mente humana es un ente que está interrelacionado. Cómo los mayores cuidan su mente, tendrá efectos sobre su cuerpo y viceversa. Dentro de la salud mental, todos hemos escuchado hablar de depresión, incluso se encuentra en nuestro vocabulario diario utilizar esta palabra para referirnos de manera vulgar a una persona que se encuentra muy triste.

Esto ocurre, porque es una enfermedad que por desgracia se encuentra muy cerca de cada uno de nosotros. Seguro que conoces a más de una persona que ha padecido, padece o si lees los síntomas de depresión, tu consideras que se ajusta a ellos.

Desde Cuidado Mayor, queremos cumplir con la labor de comunicación sobre este problema, para intentar que cada vez más casos de personas mayores sean correctamente catalogados y de esa manera puedan ser ayudados.

¿Qué es la depresión en mayores?

La depresión en mayores está catalogada como una enfermedad mental, muy frecuente en todo el mundo. La OMS advierte que entre un 30-70% de la población anciana padece depresión. Se ha demostrado que las personas mayores tienen más posibilidades de desarrollar depresión debido al paso del tiempo. El camino a la vejez es un periodo de muchos cambios drásticos, que, si aparecen de repente, pueden provocar problemas en las personas mayores.

«Entre un 30-70% de la población anciana padece un cuadro depresivo».

La depresión en mayores es un estado de ánimo frente la vida, unas gafas que nuestra persona mayor se ha colocado que no le permite ver el mundo con alegría, ganas e ilusión; sino empañado, nublado, oscuro. Son unas gafas que le perturban en su visión de la realidad. ¿Has escuchado alguna vez el famoso dicho: cómo ves tu el vaso, medio lleno o medio vacío? Pues ellos verían siempre el vaso medio vacío.

¿Te has dado cuenta de que tu persona mayor ha dejado de sentir placer, o ha perdido interés por cosas que antes sí disfrutaba?¿como por ejemplo poder pasar tiempo con sus nietos, leer o jugar con ellos? Puede que su sueño y apetito también se hayan visto alterados.

Es importante no trivializar la depresión y entender que puede no ser ninguna broma entre nuestros mayores, en los peores casos pueden pensar o idear incluso como quitarse la vida, por eso es importante estar atentos y contar con ayuda de expertos.

¿Por qué se da la depresión en mayores?

Según nos hacemos mayores, tanto nuestro cuerpo como nuestros pensamientos van a pasar por una gran cantidad de cambios. Algunos de estos cambios tienen que ver con nosotros mismos o con cosas que pasan en nuestro entorno. Existen una serie de factores de riesgo en las personas mayores que pueden favorecer la aparición de la depresión como: la jubilación, problemas de salud asociados a la edad, la pérdida de seres queridos, la pérdida de capacidades motoras y cognitivas, el internamiento en una residencia de personas mayores etc.

Todos estos eventos nos afectan de diferentes maneras, pudiendo provocar sentimientos de intranquilidad, estrés, tristeza o malestar. Es por ello por lo que, el tratar de adaptarse a estas situaciones y comprenderlas es esencial.

«La depresión en personas mayores es un problema médico».

Si las personas mayores no pueden adaptarse a estos cambios, existe un alto riesgo de que desarrollen depresión. La depresión en personas mayores es un problema médico que tiene complicaciones en el día a día, pero sobre la que actualmente hay mucha información, existe un entendimiento cómo funciona el cerebro humano lo suficientemente amplio como para haber elaborado herramientas para comprenderlo, entenderlo y de alguna forma: sanarlo.  Es por ello por lo que, las personas mayores con depresión pueden ser tratadas y llegar a sentirse mucho mejor y aprender a afrontar de manera positiva la vejez.

Sobre el debatido componente genético que existe o no existe en la depresión de las personas mayores, podemos decir que este tipo de enfermedad tienen un componente multicausal, esto quiere decir que se dan fruto de la interacción de componentes genéticos de vulnerabilidad y ambientales. Aunque se siguen haciendo estudios sobre esto, se ha encontrado una o varias regiones genéticas cuya variabilidad confieren un riesgo pequeño de desarrollar depresión. Hasta la que la ciencia hable, lo mejor que podemos hacer es enfocarnos en aquellas variables sobre las que sí podemos ejercer algún tipo de control sobre nuestros mayores, en este caso: la psicología y vida saludable de él. 

¿Cuántos tipos de depresión en mayores hay?

Dentro de la depresión que podemos decir que padece una persona mayor, existen diferentes tipos:

Depresión grave

Es el cuadro más común que presentan las personas mayores, aunque los síntomas de uno y otro tipo de depresión (depresión grave y distimia) no varían entre sí, sí lo hace la duración de estos síntomas así como la intensidad de ellos.

Para poder catalogar un cuadro como depresivo, los síntomas deben haberse padecido durante un mínimo de dos semanas y la intensidad de los síntomas es mayor. Este tipo de depresión afecta principalmente a la manera en la que las personas afrontan su día a día. Provoca problemas en el sueño, dificultad de concentración, problemas de alimentación etcétera. A veces aparece en forma de un solo episodio, pero no más normal es que se dé de manera continuada. Y, hay que tener en cuenta, que en el momento en el que un cerebro padece un cuadro así, es más vulnerable de volver a padecerlo.

21 febrero, 2021 in Bienestar, Cuidadores

¿Qué hacer cuando nuestro anciano no se deja cuidar?

¿Tu padre mayor o abuelo o hermano no acepta la ayuda de buen grado? Es una situación normal, que se…
Leer más

Puede que si te paras a pensarlo hayas notado que a tu persona mayor le cuesta salir de casa y hacer cualquier tipo de actividad. Se haya separado de su grupo de amigos, porque diga que ya no le interesan o incluso no acuda a las reuniones familiares. O que si lo hace, se encuentra normalmente malhumorado y quejándose sobre todo. Estos síntomas, pueden ser una señal de alarma de que algo dentro de la psicología de tu persona mayor tiene que ser observado para poder ser entendido y sanado.

Distimia

La distimia es también un tipo de depresión frecuente en personas mayores. Los síntomas no son tan fuertes como en la anterior, pero sí que perduran más en el tiempo. En este caso, los síntomas de la depresión se arraigan a la persona mayor durante años y es más difícil de diagnosticar, pues los síntomas se manifiestan de manera más sutil, resultando sencillo que el malestar de la persona mayor pase desapercibido y no sea correctamente diagnosticado ni tratado.

Síntomas de depresión en mayores

La depresión en personas mayores se puede manifestar de maneras diferentes, tanto con cambios de comportamiento como con cambios físicos. A continuación, enumeramos algunos de los principales síntomas de la depresión en personas mayores.

  • Estado de ánimo triste durante gran parte del día o también sentir ansiedad.
  • Haber perdido el interés en situaciones que antes aportaban gratificación.
  • Tener sentimiento de culpa o haber disminuido los niveles de autoestima.
  • Haber perdido la energía diría y sentir cansancio y fatiga de manera recurrente.
  • Tener pequeños lapsus o pérdidas de memoria, además de no poder concentrarse.
  • Problemas de sueño, que incluyen tanto el dormir poco como la somnolencia.
  • Trastornos alimenticios y cambios en el apetito. También pueden incluir problemas estomacales
  • Dolencias físicas sin explicación aparente como dolor de cabeza, dolor de tripa, mareos o calambres

Tenemos que tener en cuenta que a veces, podemos interpretar de manera errónea las señales de la depresión en personas mayores. Pensar, por ejemplo, que es solo un mal momento o que es tristeza. Este es un de los principales problemas el error de diagnóstico o el pasar por alto pistas que nos indican que la persona mayor tiene algún tipo de depresión. Los síntomas de la depresión pueden ser más o menos obvios, dependiendo del caso. Así que habrá que prestar atención a los pequeños cambios en el comportamiento y la forma de actuar de las personas mayores. Una vez identificados estos cambios, será necesario buscar ayuda para poder abordar los síntomas de la depresión cuanto antes.

¿Cómo les afecta la depresión a los mayores?

El desarrollar una depresión y no ponerle tratamiento puede resultar fatal para todo el mundo, en especial para las personas mayores. Las pérdidas que sufren muchos ancianos y que se incrementan con el transcurso de los años (mermas a nivel afectivo por la pérdida de compañeros y amigos, dificultades económicas, disminución de la autoestima por no aceptación de la vejez, etc); la falta de estímulos y de apoyos necesarios a las características de cada individuo, conlleva, en numerosas ocasiones, la pérdida de interés por la comida, con el consecuente riesgo nutricional.

 

«Las personas mayores con depresión pueden desarrollar problemas de alimentación y sueño».

Esta falta de interés por la comida puede incrementarse aun más en el caso de los ancianos que viven solos y en los que sufren tendencias depresivas. De este modo, la depresión puede desembocar en otros trastornos que afecten de manera negativa a las personas. Por ejemplo, pueden aparecer trastornos de alimentación que se traduzcan es obesidad, marcando así la calidad de vida de las personas mayores.

Además, las personas mayores con depresión también tienden a desarrollar en un alto grado los problemas del sueño. Esto se traduce en episodios recurrentes de insomnio, que a su vez afecta directamente a la memoria de estos. De este modo, a través de la alteración del sueño, las personas mayores presentan mayor descoordinación y desorientación. Así, aspectos de la vida diaria como cocinar, tomar medicación, relacionarse con otras personas, se verán afectados.

¿Soluciones a la depresión en mayores?

La depresión en mayores es una enfermedad que padecen ellos, pero donde todo su alrededor puede colaborar entendiéndola (intentando ser empáticos y comprendiendo que existen una gafas que están puestas sobre los ojos de nuestros mayores que son las que filtran su realidad). Existen formas de mejorar y ayudar a recuperar las ganas de vivir, sobre las que se pueden contribuir:

La psicología del mayor

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la mayoría de los casos de depresión son tratables y las personas recuperan el 100% de su actividad diaria. Pero para ello, es importante que se acuda a un especialista cuanto antes ya que la atención psicológica es esencial en estos casos y con total garantía supondrá una ayuda para la persona mayor.

«La depresión es tratable y las personas pueden recuperar su actividad diaria».

Aunque cada tratamiento es individual, porque cada persona es un mundo, con seguridad se ahondará en qué es aquello que está empañando su visión del mundo. Se le enseñará a sentir que puede recuperar el control sobre ciertas facetas de su vida, así como motivarle a realizar acciones que incrementarán su salud tanto física como mental.

También, desde Cuidado Mayor recomendamos que se investigue sobre la filosofía de vida que aportan las teorías orientales como el mindfulness. Las cuales enseñan a valorar, agradecer y disfrutar del momento presente.

La conducta del mayor 

Cuidar la salud de nuestros mayores debe ser abordada desde los múltiples aspectos que conciernen al ente humano. Incorporar rutinas saludables a la vida de nuestros mayores, así como consciencia sobre sus actos es de vital importancia.

La alimentación, es uno de los puntos clave a tener en cuenta a la hora de nutrir a nuestros mayores con la energía que ellos necesitan. Diversos estudios han puesto de manifiesto el riesgo de ingestas inadecuadas y de malnutrición proteico-energética, aumentando la vulnerabilidad a otras enfermedades. Es por esto, que es importante conocer qué nutrientes esenciales necesitan, ayudarles en esta tarea e incluso hacerla divertida.

La depresión puede favorecer el riesgo de malnutrición en los mayores, no ya tan sólo por las mermas en la capacidad para alimentarse, sino también por la incapacidad que muchas veces tienen para recordar qué y cuándo han comido o bebido. Es importante considerar que en estos casos se requiere una atención y un seguimiento pormenorizado, por eso hay que valorar la importante ayuda que supone en la calidad de vida de nuestros mayores el poder contar con una cuidadora profesional.

21 febrero, 2021 in Bienestar, Cuidadores

¿Qué hacer cuando nuestro anciano no se deja cuidar?

¿Tu padre mayor o abuelo o hermano no acepta la ayuda de buen grado? Es una situación normal, que se…
Leer más

Por otro lado, también es importante tener en cuenta el valor que tiene sobre la vida de nuestros mayores una rutina que incluya ejercicio físico moderado, pero constante.

El entorno del mayor

No hay nada mejor que predicar con el ejemplo. Muchas veces incorporamos rutinas a nuestra vida diaria por la influencia que tiene el verlas en gente cercana a nosotros. ¿Qué queremos decir con esto? que quizá es la mejor oportunidad que tienes para poder leer sobre el tema, escuchar conferencias que hablen de estrategias como el mindfulness o abrirte a experimentar una vida sana: alimentación consciente, deporte físico y mental.

Quizá, tenderle la mano a tu persona mayor para juntos emprender un camino nuevo hacia una vida más consciente y saludable puede ser uno de los mayores regalos para él (y para ti).

Tratamiento farmacológico

Existen casos de personas mayores con depresión que por el tipo y gravedad de depresión que padecen, donde los componentes bioquímicos del cerebro se encuentran gravemente afectados, es importante tratarles mediante fármacos. También en aquellos casos en los que las personas mayores además presentan síntomas psicóticos: cuando pierden el contacto con la realidad y tienen creencias falsas sobre quiénes son o qué sucede (delirio) o ven y escuchan cosas que no suceden (alucinaciones).

Actualmente, los fármacos que más se utilizan actualmente son los inhibidores de la recaptación de serotonina, que permiten mantener niveles más altos de ésta sustancia química, cuya ausencia se ha demostrada que tiene relación con estados de ánimos depresivos mantenidos en el tiempo. Siguiendo este principio, existen otros tipos de fármacos que actúan sobre la química cerebral de nuestros mayores ‘reequlibrándola’. Medicamentos como venlafaxina ó mirtazapina son utilizados para estos fines.

Consejo Cuidado Mayor

Envejecer es un proceso por el cual hay que pasar y ello lleva implícito algunos problemas. En este caso, la depresión en personas mayores podría ser un inconveniente que habría que abordar tan pronto como se detecte. Un diagnóstico y un tratamiento a tiempo puede suponer que la depresión no alcance niveles muy altos. Esto hará que la persona mayor pueda retomar su vida de una manera más fácil.

«Un diagnóstico a tiempo lo hará todo más fácil».

En el caso de las personas mayores, existe un gran bagaje de experiencias y emociones almacenadas a lo largo de los años;  experiencias, decisiones y vivencias que si no son correctamente filtradas por uno mismo, pueden actuar como un peso sobre los hombros para ellos. Además, puede que el duelo provocado por  las pérdidas a lo largo de la vida se han ido produciendo: seres queridos, amigos, familiares, no se haya cerrado de manera sana.

Desde Cuidado Mayor, comprendemos cuáles son las necesidades de las personas mayores y a qué se enfrentan cuando aparecen las primeras señales de depresión. Por ello, promovemos que una vez se haya diagnosticado, se busque un tratamiento de psicoterapia por un especialista de confianza.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (1 votos)
Cargando...

Deja una respuesta