Personas mayores y depresión

Por 20 mayo, 2019Consejos

La depresión no es recurrente en el envejecimiento, pero sí hay más posibilidades de que aparezca, aunque igual que aparece puede ser tratada. Es por ello por lo que, las personas mayores con depresión pueden ser tratadas y llegar a sentirse mucho mejor.

Personas mayores y depresión

Según nos hacemos mayores, tanto nuestro cuerpo como nuestros pensamientos van a pasar por una gran cantidad de cambios. Algunos de estos cambios tienen que ver con nosotros mismos o con cosas que pasan en nuestro entorno. Por ejemplo, la desaparición de seres queridos, la jubilación, enfermedades etc. Todos estos eventos nos afectan de diferentes maneras, pudiendo provocar sentimientos de intranquilidad, estrés, tristeza o malestar. Es por ello por lo que, el tratar de adaptarse a estas situaciones y comprenderlas es esencial.

Si no podemos adaptarnos a estos cambios, existe un alto riesgo de que desarrollemos depresión. La depresión en personas mayores es un problema médico que tiene complicaciones en el día a día. La depresión no es recurrente en el envejecimiento, pero sí hay más posibilidades de que aparezca, aunque igual que aparece puede ser tratada. Es por ello por lo que, las personas mayores con depresión pueden ser tratadas y llegar a sentirse mucho mejor.

14 enero, 2019 in Hogar

Cohousing, una alternativa para vivir

Si te preguntas ¿qué es el cohousing? Te podemos decir que hoy en día es una alternativa muy atractiva al…
Leer más

Tipos de depresión

Las personas mayores tienen más posibilidades de desarrollar depresión debido al paso del tiempo. El camino a la vejez es un periodo de muchos cambios drásticos, que, si aparecen de repente, pueden provocar problemas en las personas mayores.

De este modo, encontramos que existen diferentes tipos de depresión que aparecen en las personas mayores. Estos son:

  • Depresión grave: este tipo de depresión afecta principalmente a la manera en la que las personas afrontan su día a día. Provoca problemas en el sueño, dificultad de concentración, problemas de alimentación etcétera. A veces aparece en forma de un solo episodio, pero no más normal es que se dé de manera continuada.
  • Distimia: la distimia es también un tipo de depresión frecuente en personas mayores. Los síntomas no son tan fuertes como en la anterior, pero sí que perduran más en el tiempo. En este caso, los síntomas de la depresión se arraigan a la persona mayor durante años y es más difícil de diagnosticar.
  • Depresión menor: esta es la menos preocupante de las 3, pero igual de importante. Los síntomas son menores y no perdura mucho en el tiempo. Sin embargo, si ha aparecido una depresión menor, lo recomendable es acudir a un profesional. Sobre todo, en el caso de personas mayores.

Las señales de la depresión en personas mayores

A veces, podemos interpretar de manera errónea las señales de la depresión en personas mayores. Pensar, por ejemplo, que es solo un mal momento o que es tristeza. Este es un de los principales problemas el error de diagnóstico o el pasar por alto pistas que nos indican que la persona mayor tiene algún tipo de depresión. Los síntomas de la depresión pueden ser más o menos obvios, dependiendo del caso. Así que habrá que prestar atención a los pequeños cambios en el comportamiento y la forma de actuar de las personas mayores. Una vez identificados estos cambios, será necesario buscar ayuda para poder abordar los síntomas de la depresión cuanto antes.

La depresión en personas mayores se puede manifestar de maneras diferentes, tanto con cambios de comportamiento como con cambios físicos. A continuación, enumeramos algunos de los principales síntomas de la depresión en personas mayores.

  • Estado de ánimo triste durante gran parte del día o también sentir ansiedad
  • Haber perdido el interés en situaciones que antes aportaban gratificación
  • Tener sentimiento de culpa o haber disminuido los niveles de autoestima
  • Haber perdido la energía diría y sentir cansancio y fatiga de manera recurrente
  • Tener pequeños lapsus o pérdidas de memoria, además de no poder concentrarse
  • Problemas de sueño, que incluyen tanto el dormir poco como la somnolencia
  • Trastornos alimenticios y cambios en el apetito. También pueden incluir problemas estomacales
  • Dolencias físicas sin explicación aparente como dolor de cabeza, dolor de tripa, mareos o calambres

La depresión: un riesgo en la vejez

Existen una serie de factores de riesgo en las personas mayores que pueden favorecer la aparición de la depresión como: la jubilación, problemas de salud asociados a la edad, la pérdida de seres queridos, la pérdida de capacidades motoras y cognitivas, el internamiento en una residencia de personas mayores etc.

El desarrollar una depresión y no ponerle tratamiento puede resultar fatal para todo el mundo, en especial para las personas mayores. De este modo, la depresión puede desembocar en otros trastornos que afecten de manera negativa a las personas. Por ejemplo, pueden aparecer trastornos de alimentación que se traduzcan es obesidad, marcando así la calidad de vida de las personas.

Las personas mayores con depresión tienden a desarrollar en un alto grado los problemas del sueño. Esto se traduce en episodios recurrentes de insomnio, que a su vez afecta directamente a la memoria de estos. De este modo, a través de la alteración del sueño, las personas mayores presentan mayor descoordinación y desorientación. Así, aspectos de la vida diaria como cocinar, tomar medicación, relacionarse con otras personas, se verán afectados.

Qué hacer en caso de detectar depresión en personas mayores

Envejecer es un proceso por el cual hay que pasar y ello lleva implícito algunos problemas. En este caso, la depresión en personas mayores podría ser un inconveniente que habría que abordar tan pronto como se detecte. Un diagnóstico y un tratamiento a tiempo puede suponer que la depresión no alcance niveles muy altos. Esto hará que la persona mayor pueda retomar su vida de una manera más fácil.

En Cuidado mayor comprendemos cuáles son las necesidades de las personas mayores y a qué se enfrentan cuando aparecen las primeras señales de depresión. Por ello, promovemos que una vez se haya diagnosticado, se busque un tratamiento de psicoterapia por un especialista de confianza. Cada tratamiento será individual para la persona mayor, ya que no hay dos depresiones iguales.

La mayoría de los casos de depresión son tratables y las personas recuperan el 100% de su actividad diaria. Es importante que se acuda a un especialista cuanto antes ya que la atención psicológica es esencial en estos casos y con total garantía supondrá una ayuda para la persona mayor.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas5,00 (1 votos)
Cargando…

Deja una respuesta