Fase avanzada del Parkinson en personas mayores

Por 28 enero, 2019junio 9th, 2021Neuropsicología

Existe una clasificación de las fases que va desde la más temprana hasta la fase avanzada del Parkinson, que sería la quinta fase. Esta última fase se caracteriza por una dependencia casi total de la persona mayor y la pérdida de muchas de sus capacidades motoras y cognitivas.

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que preocupa a gran parte de la sociedad, tanto a las familias como a las personas mayores. Escuchar y hablar del Parkinson es tan común como hablar del Alzheimer. Actualmente, la enfermedad de Parkinson es la segunda enfermedad más prevalente en España después del Alzheimer. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN) son, entre 120.000 y 150.000 personas las que padecen Parkinson en nuestro país; un dato, que estiman, se duplicará en 20 años y se triplicará en el año 2050.

Hoy en día se diagnostican 10.000 casos nuevos de Parkinson al año; siendo el 70% mayores de 65 años. Sin embargo, no es fácil ni inmediato diagnosticar dicha enfermedad. Los pacientes con Parkinson suelen tardar una media de entre 1 y 3 años en ser diagnosticados. Cada caso es un mundo y, es que, dentro de los diagnosticados también puede variar el tiempo en el que aparecen los síntomas finales; entre el 10% y el 60% de los casos aparecen en los primeros 5 años, llegando al 80-90% a partir del sexto año.

Fase avanzada del Parkinson

La enfermedad del Parkinson es una enfermedad que afecta al movimiento; esto ocurre cuando las células nerviosas (neuronas) no producen suficiente cantidad de sustancia química importante en el cerebro conocida como dopamina. Esta enfermedad afecta de manera gradual en distintas fases. Existe, además, una clasificación de las fases que va desde la más temprana hasta la fase avanzada del Parkinson, que sería la quinta fase. Esta última fase se caracteriza por una dependencia casi total de la persona mayor y la pérdida de muchas de sus capacidades motoras y cognitivas. 

Desde el diagnóstico de la enfermedad se suele tratar a los pacientes con terapia convencional, es decir, con aquellos medicamentos que se han utilizado de forma habitual. A este tipo de medicamentos se les llama “agentes del sistema nervioso central”, que funcionan al convertirse en dopamina en el cerebro. Por ejemplo, la levodopa, un tipo de medicina combinada que se usa para tratar síntomas del comienzo de la enfermedad como rigidez o temblores.

Sin embargo, este tipo de terapias en las fases finales de la enfermedad dejan de proporcionar un control motor del cuerpo adecuado. Cuando el mayor tiene síntomas de carácter terminal, generalmente se alternan periodos de buen control motor con otros de control motor deficiente; siendo estos últimos más persistentes. 

Aunque las fases son bastante similares en todos los enfermos de Parkinson, no les afecta a todos de la misma manera ni al mismo tiempo. Es decir, un enfermo de Parkinson puede llegar a la fase avanzada del Parkinson en un periodo de 5 años, mientras que otros tardan alrededor de 10 años (algunos incluso más). Si quieres saber la progresión de esta etapa avanzada y sus características, te lo contamos a continuación.

28 enero, 2019 in Neuropsicología

Fase avanzada del Parkinson en personas mayores

Existe una clasificación de las fases que va desde la más temprana hasta la fase avanzada del Parkinson, que sería…
Leer más

¿Cuándo llega la fase avanzada del Parkinson?

La fase avanzada del Parkinson es el punto último de la enfermedad. Llegados aquí, la mayoría de los medicamentos para el Parkinson y los tratamientos pierden su efectividad sobre el tratamiento de los síntomas. No obstante, no todos los enfermos siguen el mismo trayecto sobre la enfermedad, cada paciente evoluciona de forma distinta.

De manera más frecuente, encontramos que la fase avanzada del Parkinson en personas mayores llega una vez transcurridos los 5 años tras los primeros síntomas. Sin embargo, también existen casos de duración de las fases intermedias de más de 10 años hasta que se llega a la última fase de la enfermedad. Esto depende de muchos factores como, por ejemplo:

  • El estado previo del paciente
  • Los tratamientos que esté siguiendo
  • Factores medioambientales
  • Rutinas de cuidados
parkinson-avanzado-ancianos

Síntomas de la fase avanzada del Parkinson

Esta fase está marcada por la gravedad de sus síntomas, ya que la medicación que se usa durante la enfermedad empieza a perder su efectividad. Además, surgen síntomas nuevos que complican en gran manera el ritmo de la enfermedad.

Estos síntomas característicos de la fase avanzada del Parkinson pueden ser de dos tipos: 

  • Motores 
  • No motores o cognitivos.

Síntomas motores

Los síntomas más visibles y habituales a nivel de movilidad los encontramos desde el punto de vista motor. Aquí, los medicamentos como la levodopa (medicina combinada que se usa para tratar síntomas como rigidez o temblores) u otros precursores de la dopamina pierden su efecto sobre la química del cerebro. Entonces, los síntomas aparecen con más regularidad como:

  • Los espasmos musculares
  • El temblor
  • La rigidez de manera atípica en cualquier momento 
  • La bradicinesia, la lentitud de movimientos

A estos movimientos también se les conoce como discinesias y aparecen desde la fase inicial y se mantienen a lo largo de la enfermedad. Habitualmente son movimientos coreicos, es decir, movimientos irregulares, impredecibles y de corta duración que cambian de una zona corporal a otra sin una secuencia definida. Al afectar a cualquier parte del cuerpo suelen resultar incapacitantes y dolorosos. Este tipo de fluctuaciones motoras y discinesias aparecen entre el 30% y 50% de los pacientes tratados con levodopa.

parkinson-avanzado-persona-mayor

También se hacen más frecuentes y peligrosos algunos síntomas como:

  • La disartria, es decir, la alteración en el habla 
  • La disfagia, dificultad para tragar tanto comidas sólidas como líquidas
  • La pérdida del equilibrio y las caídas dejan de ser parcialmente controlables, lo que imposibilita la movilidad de la persona mayor
  • Los trastornos de la marcha que se caracterizan por los bloqueos corporales

Estos últimos aparecen cuando el Parkinson se encuentra en fases finales y/o terminales. 

Síntomas no motores

Por otro lado, encontramos los síntomas no motores. Estos son menos evidentes desde fuera; sin embargo, son más críticos para los pacientes en la fase avanzada del Parkinson, ya que suponen un malestar cognitivo irreversible. Este tipo de síntomas pueden manifestarse antes que los motores, pero también pueden confundirse con otras dolencias, ya que son menos conocidos. 

Cuando la enfermedad avanza, estos síntomas pueden traducirse en:

  • Alteraciones del sueño más frecuentes, con sueño fragmentado y trastorno de la fase REM
  • Somnolencia diurna
  • Hipotensión ortostática o hipotensión postural, se trata de una forma de presión arterial baja que puede hacer que la persona mayor se sienta mareado o aturdido, incluso le puede provocar un desmayo
  • Sudoración excesiva
  • Estreñimiento
  • Diferentes dolores musculares y fatiga
  • Alteraciones cognitivas que pueden desembocar en demencia o psicosis

Sin embargo, según la Sociedad Española de Neurología (SEN), este tipo de síntomas no se manifiestan de la misma forma en todos los enfermos de Parkinson:

La evolución del Parkinson en personas mayores

Toda persona mayor que tenga Parkinson va a evolucionar de una forma diferente. Lo que  a unos les pueda funcionar a otros les puede ser inocuo o, en ciertos casos, perjudicar. Por tanto, llegar a una fase terminal es diferente en cada mayor. Sin embargo, sí que existen pautas e indicadores sobre la proximidad de esta fase avanzada. Algunos expertos consideran que, si desde fases tempranas se muestran frecuentes los síntomas de la alteración del sueño, las alucinaciones o las caídas, es más probable que se desarrolle antes la etapa final del Parkinson. Por tanto, cuando un síntoma se hace más difícil de controlar y la medicación ya no hace tanto efecto, es un signo de que la enfermedad está en su fase final. 

Fluctuaciones del Parkinson

La evolución del Parkinson va de la mano de las fluctuaciones y, los llamados, momentos de ON y OFF que sufren las personas mayores a lo largo de la etapa final. En primer término, las fluctuaciones motoras son la alternancia entre periodos buenos y periodos malos. Periodos en los que existen una buena movilidad y en los que reaparecen los síntomas del Parkinson. 

Cuando la enfermedad se encuentra en el estado terminal, la mayor parte de la dopamina que reciben los mayores viene de la medicación. Esto conlleva que cuando el paciente tiene en su cuerpo el efecto de los fármacos se encuentra en el estado ON; un estado en el que parece que se encuentra bien. Sin embargo, a medida que pasa la medicación, empeoran, estado OFF. 

A estas fluctuaciones hay que sumar que la medicación que se esté aplicando al paciente, normalmente, deja de hacer el efecto positivo que hacía al comienzo de la enfermedad llegando a durar menos tiempo. De esta forma, en ocasiones, es necesario aplicar terapias más avanzadas como son los tratamientos de segunda línea (terapia más compleja que suele conllevar una operación y/o el uso de un dispositivo).

Tratamiento para el Parkinson avanzado en personas mayores

La terapia y el tratamiento que se lleven a cabo a lo largo del Parkinson, son los aspectos más importantes para moderar el avance de la enfermedad. Pero, sobre todo, son importantes para sobrellevar los síntomas finales. Al ser una enfermedad neurodegenerativa, no tiene cura. Sin embargo, el tratamiento busca mitigar los síntomas motores y no motores, para que así, afecten lo menos posible al mayor.

Cuando la enfermedad avanza, ¿cómo se debe tratar a una persona mayor con Parkinson en fase terminal? Los medicamentos convencionales suelen dejar de funcionar y aparecen los tratamientos de segunda línea. Este tipo de terapias además de complejas pueden conllevar que se necesite realizar una operación en el paciente o que llegue a utilizar un dispositivo. 

«Entre el 20 y el 25% de los pacientes afectados por la enfermedad de Parkinson requieren un ingreso hospitalario anual».

Actualmente, los tratamientos de segunda línea que más se utilizan son:

  • La bomba de duodopa, se trata de un gel de levodopa administrado en infusión a través del intestino delgado mediante una gastrotomía. Esto conlleva que los niveles de levodopa en sangre sean estables y así se puedan mejorar las fluctuaciones de la fase final.
  • La apomorfina, es un medicamento que se usa en pacientes que ya reciben tratamiento con otros medicamentos para el Parkinson. Este ayuda a reducir el tiempo en estado OFF y así mejorar tiempo bueno del paciente. La aplicación es a través de vía subcutánea. Las dos formas de introducirla es a través de una inyección, que desaparece a la hora, o a través de una infusión continua; siendo esta última la mejor opción.
  • La estimulación cerebral profunda, a través de una cirugía se implantan dos electrodos a cada lado del cerebro que están conectados a un neuroestimulador. Esta terapia hace que mejoren los síntomas motores pero no se suele indicar en pacientes mayores de 70 años. 

En 2019 se publicó el estudio EUROINF 2, que comparaba las tres terapias en 173 pacientes con Parkinson avanzado. La estimulación cerebral profunda en 101, la duodopa en 33 y la apomorfina en 39 pacientes. Se demostró que todos mejoraron su calidad de vida, sobre todo, con respecto a los síntomas no motores. 

Tanto las terapias de segunda línea como las convencionales necesitan del cuidador. Una vez llegados a la fase avanzada del Parkinson, los enfermos dependen de cuidados durante todo el día, ya que la capacidad de andar por sí mismos es muy reducida. La cooperación entre el paciente y el cuidador es imprescindible. Los pacientes de Parkinson no se valen por sí mismos y eso conlleva que el cuidador juegue un papel fundamental en la vida del mayor, ya que es el encargado de administrar la terapia correspondiente.

¿Te ha sido útil la información?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas4,25 (204 votos)
Cargando...

4 comentarios

  • Anónimo dice:

    mi esposo tiene esta enfermedad del parquinson hace 7 anos y esta muy mal para caminar y hablar gracias por la informacion

  • ROSARITO MONTERO CARRION dice:

    Mi esposo tiene Parkinson desde 1956. a los 5 años de la enfermedad le dio un infarto cerebral que le paralizó el lado derecho de su cuerpo.
    Lo trataron en Cuba. Me enseñaron algunos ejercicios de logoterapia, así como de equilibrio y estiramiento. Son 24 años y camina a veces sin ayuda, otras con el andador y otras veces no puede ponerse pararse porque le cogen crisis con temblores.

  • Anónimo dice:

    si muchas gracias por aclarme todas mis dudas sobre esta enfermedad

  • Información clara y objetiva. Gracias

Deja una respuesta